Martes, 01 Julio 2014 09:11

Sin familia no hay crecimiento económico sostenible, conclusión del seminario de FundSocial

El curso de este ‘think tank’ ha llevado por título “La función económica de la familia en el crecimiento económico”, y ha estado centrado en cómo devolverle a ésta su papel en la economía
 
Manel Silva, en un momento de su intervención
 
ForumLibertas.com

A los alumnos de economía de primer curso se les suele mostrar un diagrama llamado “flujo circular de la renta” para explicar cómo se organiza la economía. En este esquema, las empresas compran factores de producción y venden bienes y servicios en los mercados.

Por otro lado, los hogares comprarían los bienes y servicios producidos por las empresas y venderían a éstas trabajo, tierra y capital. Así, según este modelo, hay tres actores clave: las empresas, las familias y los misteriosos y etéreos mercados.

 El seminario organizado por el think tank FundSocial ha tenido lugar a lo largo de dos sesiones desarrolladas los días 26 y 30 de junio en la sede de e-Cristians de Barcelona. Los cursos se han centrado en el papel de uno de los tres actores que son determinantes en la economía: la familia.

“La teoría económica neoclásica dominante solamente teoriza el mercado”, ha afirmado Josep Miró i Ardèvol, miembro de FundSocial, que ha presentado los frutos de su trabajo acerca de la función económica de la familia para abrir el debate.

 Aunque exista toda una ciencia dedicada a la empresa, fue necesario esperar hasta el último tercio del siglo XX para que surgiera una perspectiva que la incluyera en el modelo económico: fue el paradigma institucional.

No obstante, hoy todavía falta por incluir uno de los tres actores del diagrama de flujo de la renta: la familia. Éste ha sido el punto de partida del seminario: el hecho de que se está ignorando uno de los tres actores en los esquemas económicos que se estudian para intentar descubrir “qué ha fallado” y por qué estalló la crisis económica de 2008.

La economía, una ciencia humana

“La economía es una antropología”, ha recordado Miró i Ardèvol, algo en lo que tampoco se suele profundizar en las facultades de económicas. También ha expuesto que hoy se sabe a ciencia cierta que un factor clave para el crecimiento económico es el capital humano: el conjunto de las habilidades, conocimientos y competencias de las personas.

 Pero para generar capital humano se necesita capital social. El capital social viene dado por las redes que una sociedad teje; desde las familias hasta las asociaciones. Además, se basa en la confianza y las normas compartidas que favorecen la cooperación.

Aquí entra la familia. La familia educa, ofrece años de estudios, transmite valores y fomenta los hábitos saludables de los hijos. Genera así capital social. Un capital social que se traduce en capital humano cuando se trata de economía. Miró i Ardèvol ha demostrado, de esta manera, la importancia de la familia para asegurar el desarrollo económico.

 Los costes económicos de una sociedad sin familias

“El PIB de un país calcula lo que su sociedad valora más”, de manera que todo es expresable en costes económicos. En este sentido, el trabajo que una madre realiza en su casa cuidando a sus hijos no se 

tiene en cuenta para medir el crecimiento económico. En cambio, la droga o la prostitución están a punto de hacerlo a juzgar por las últimas novedades políticas. Miró i Ardèvol ha apuntado que esto es totalmente contradictorio, porque mientras no se computa la labor de la madre, que hace incrementar el capital social y humano, sí que se valoran elementos que lo destruyen. 

¿Qué sucedería si no hubiera familias? Manel Silva, abogado del Estado y miembro del Consejo de Estado, ha recordado en el seminario algunos datos poco presentes en el debate público.

Por ejemplo, que el divorcio es la vía más rápida para caer en la pobreza, que aumenta la delincuencia de los hijos y su incidencia en las drogas o que multiplica por seis la posibilidad de que un hijo sufra abusos sexuales por parte de sus padres o padrastros.

 Silva ha señalado que, de acuerdo con las encuestas del CIS, menos del 50% de la población española valora positivamente la propagación de las parejas de hecho frente a los matrimonios. Este porcentaje disminuye hasta el 17% cuando se trata de valorar los divorcios y llega al 13% a la hora de valorar la decisión de una pareja de no tener hijos.

Silva se ha preguntado por qué el Estado no hace nada cuando la mayoría de españoles apuestan por unos valores familiares concretos. Ha afirmado: “si la base de la sociedad es un contrato [el matrimonio] que tiene que durar tres meses, no es que sea ninguna base muy sólida”.

Asimismo, ha propuesto que el Estado fomentara la mediación en casos de divorcio, encaminada a evitar esta ruptura de consecuencias tan nefastas para los hijos y la sociedad.

La familia como centro de la economía

Por otro lado, Raúl Sánchez, director ejecutivo de la Asociación de Familias Numerosas de Catalunya (FANOC), ha expuesto la problemática de entender el progreso económico como un fin en sí mismo.

“A la economía le interesará tener familias débiles, que dejen todas sus funciones, como la educación, a cargo del mercado”, ha indicado. Son las consecuencias de la sociedad de consumo llevada al extremo.

Sánchez  ha afirmado que si no se revierte esta situación, se producirá un “crackdel sistema”, ya que se estaría ignorando un factor clave para el crecimiento económico sostenible.

El director de la FANOC ha comparado el abandono de la familia con el deterioro del medio ambiente causado por la expansión de la industria: lo que a corto plazo puede producir beneficios económicos acaba siendo un desastre a largo plazo. ”Hace falta un modelo económico que sitúe a la familia en el centro”, ha concluido.

 

 

forumlibertas.com  01-07-2014