Viernes, Diciembre 06, 2019

Política de Estado


Domingo, 27 Julio 2014 10:12

7 razones por las que hay comunidades cristianas que no evangelizan: ¿pasa en tu parroquia?

 

Los que se excusan, los que no rezan, los que ni piensan...

Thom S. Rainer, director y presidente de LifeWay Christian Resources, una plataforma evangélica de recursos para evangelizar, después de muchos años dedicado profesionalmente a fomentar y promover el anuncio del Evangelio, ha podido constatar que aunque se trata de un mandato básico de Jesús (“id por todo el mundo y predicad el evangelio”, Marcos 16,15) en muchas comunidades cristianas, simplemente, no se hace.

Rainer ha analizado en un artículo en Charisma Magazine 7 razones por las que no se evangeliza a nivel de comunidad (no a nivel de individuo), por lo que parte grande de la culpa recae en los líderes, que son los que deben cambiarlo, pero la feligresía tiene también mucha responsabilidad. 

Las 7 razones por las que una comunidad no evangeliza

1. La comunidad no hace de la evangelización una prioridad

Si una comunidad no da una prioridad alta a la evangelización, en realidad es que no le da prioridad alguna”, denuncia Rainer. 

El padre James Mallon, experto canadiense en renovación de parroquias, lo plantea como un tema identitario: como decía Pablo VI en “Evangelium Nuntiandii” 29, “la Iglesia existe para evangelizar”; si una parroquia deja de evangelizar porque está haciendo otras cosas, o prioriza otras cosas, tiene un problema de identidad, no está haciendo su misión, lo que es en realidad su sentido de existir.


¿Evangelizar es LA prioridad,
o es sólo otro papelito amarillo?


2. Muchos laicos y feligreses piensan que lo de evangelizar es para el clero o los pastores

“Esta perspectiva es antibíblica e improductiva; las parroquias evangelizadoras tienen laicos evangelizadores”, dice Rainer. 

Desde una perspectiva católica, Mallon señalaría al documento de Aparecida que en su punto 144 dice “todo discípulo es misionero, pues Jesús lo hace partícipe de su misión” y “Cumplir este encargo no es una tarea opcional, sino parte integrante de la identidad cristiana”, y en el punto 146, citando a Benedicto XVI:

“Discipulado y misión son como las dos caras de una misma medalla: cuando el discípulo está enamorado de Cristo, no puede dejar de anunciar al mundo que sólo Él nos salva (cf. Hch 4, 12)” . 

Eso se hace intencionalmente, se busca: por eso Aparecida y la nueva evangelización hablan de “discípulos intencionales misioneros”, que incluyen a los laicos.

3. Muchas iglesias tienen la mentalidad de dar excusas

“Los pastores echan la culpa a los feligreses; los laicos a los pastores, todos culpan a la cultura, la denominación u otro chivo expiatorio”, señala Rainer. 

Este círculo vicioso, sin embargo, en entornos católicos tienen que romperlo sobre todo los sacerdotes y obispos, como ha insistido siempre el obispo Dominique Rey de Toulon al hablar del “cambio de visión”, de pedir a Dios “una visión misionera, evangelizadora” para el obispo y sus sacerdotes.

4. Demasiados feligreses no relacionan evangelización y oración

“Muchos fieles son bastante buenos rezando por los enfermos y los que tienen carencias físicas, pero no rezan por aquellos que tienen una necesidad aún mayor: la de tener una relación personal con Cristo”, escribe Rainer.

5. Demasiados cristianos fallan a la hora de ser compasivos, como otro Cristo, ante los demás

El mal ejemplo, el no estar disponibles, el no ser cercanos, no mostrarse compasivos… todo eso aleja al cristiano de las personas y dificultan que sea evangelizador eficaz.

6. Muchos servicios en la iglesia no son intencionalmente evangelizadores

Y deberían serlo: Cáritas, la atención a enfermos y moribundos, roperos, despensas, ayuda a inmigrantes, a embarazadas con problemas, el trabajo social y cultural, con jóvenes, profesionales… todo debería “incluir esfuerzos intencionales de compartir el evangelio”, según Rainer. 

Aquí, la palabra “esfuerzo” e “intencional” se usa para no excusarse en que la mera acción social ya es evangelizadora. Como decía Pablo VI en Evangelii Nuntiandi 22, que pedía un “anuncio explícito”: “No hay evangelización verdadera, mientras no se anuncie el nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino, el misterio de Jesús de Nazaret Hijo de Dios”. 

7. Hay parroquianos que temen que si llegan nuevos cristianos cambiarán demasiado su parroquia

“En serio, lo he oído muchas veces. Cuando era pastor, me agobiaba un feligrés que me decía que yo estaba trayendo demasiada gente a Cristo, que estaban cambiando la iglesia muy rápido”, escribe Rainer. Si esto es así en ambientes evangélicos… ¿cuánto más en parroquias católicas, acostumbradas a tener siempre la misma feligresía y con una edad como amiga de aceptar cambios? 

Puede darse el caso de que los parroquianos acepten dar dinero para el Domund y las misiones bien lejanas (cosa muy buena y necesaria) pero se nieguen a muchas iniciativas de nueva evangelización, sobre todo si atraen ciertos colectivos (inmigrantes, gitanos –o payos-, jóvenes ruidosos, pobres…). Pero el mandato de Jesús en Marcos 16,15 no era “id y anunciad el evangelio a los que os caigan bien” sino “a toda criatura”. 

¿Se pueden dar más obstáculos, quizá más frecuentes en entornos católicos, que Rainer no haya visto desde su perspectiva protetsante?

 

 

religionenlibertad.com  27-07-2014

 

 

 

 

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén