Jueves, 28 Agosto 2014 10:18

Como son y que funciones tienen los ángeles para la doctrina católica

 

Como relacionarnos con ellos y utilizarlos.
 
La gran diferencia que la angelología Católica tiene con la angelología de la Nueva Era es que para los católicos los ángeles son inseparables de la misión que Dios les encomendó, mientras que para la Nueva Era los ángeles son seres al lado de cada personas, que están para hacer el bien, porque en última instancia son buenos.

 

El Catecismo de la Iglesia Católica y las Sagradas Escrituras nos recuerdan que los ángeles han sido parte de nuestra religión revelada desde el principio. Es un postulado de la fe católica que los ángeles son reales.

 

QUE DICEN LOS CRISTIANOS SOBRE LOS ÁNGELES

 

El Catecismo de la Iglesia Católica dice:

“La existencia de los seres espirituales, no corporales, que la Sagrada Escritura llama habitualmente ángeles es una verdad de fe. El testimonio de la Escritura es tan claro como la unanimidad de la Tradición”. (CIC 328)

Otros cristianos están de acuerdo. Una encuesta entre denominaciones cristianas no católicas, descubrió que la mayoría de las denominaciones cristianas están de acuerdo con la Iglesia Católica sobre los conceptos básicos acerca de los ángeles.

Todos estuvieron de acuerdo que los ángeles son creados por Dios. Ellos moran en Su presencia. Ellos son enviados como sus mensajeros a la tierra. Son de una inteligencia superior.

Ellos no tienen cuerpo, pero pueden tomar forma visible. También coinciden en que mientras hay ángeles buenos, también existe un grupo de ángeles caídos que tienen poderes similares, pero han torcido sus energías contra el bien.

LOS ANGELES EN LA BIBLIA

 

La mejor manera de reconocer a los ángeles buenos es entender su papel en la economía de la redención. Para ello tenemos que saber y entender no sólo que los ángeles son reales, sino la forma en que han interactuado con la raza humana a través de la historia. Para ello tenemos que mirar el registro bíblico.

Los ángeles aparecen en la historia de la Biblia desde las primeras páginas del Génesis a las páginas finales del libro del Apocalipsis. Pero es el sueño de Jacob de ángeles ascendiendo y descendiendo de los cielos que nos da la mejor imagen del papel de los ángeles.

Aprendemos del sueño de Jacob que los ángeles son mensajeros del cielo. Se comunican entre el cielo y la tierra por orden de Dios para el beneficio de los seres humanos. Continuamente a través de la Escritura los ángeles protegen, dirigen y guian al pueblo de Dios.

En el Nuevo Testamento, los ángeles son parte integral del misterio de la Encarnación. Ellos están presentes para dar el mensaje de la encarnación de Dios, primero a la Santísima Virgen María, a continuación a Zacarías, a continuación a José, finalmente a los pastores.

Durante la vida de Jesús, estaban allí en su concepción, su nacimiento y su prueba en el desierto. Ellos lo fortalecieron en el Jardín de Getsemaní y estuvieron presentes para anunciar su resurrección. Un ángel saca a Pedro de la prisión y los ángeles rodean el trono de Dios en la visión celestial de Juan en el libro de Apocalipsis.

EL PAPEL DE LOS ÁNGELES Y CÓMO INTERACTUAMOS CON ELLOS

 

Los ángeles cumplen tres funciones en la Escritura y en estas funciones nos ayudan a entender su propio papel en nuestra vida espiritual.

Primero. La palabra ángel viene de la palabra griega angelos, que significa“mensajero”, y todo a través del cuento bíblico se indica que los ángeles eran mensajeros de Dios para la humanidad.

Segundo. En cada situación, los ángeles no sólo eran los mensajeros de Dios, sino también eran los canales de la paz y la alegría. En todos los casos sirven a Dios y apuntan a su gloria. Lo hacen porque son criaturas de alabanza. Así que los ángeles anuncian y alaban.

En tercer lugar, los ángeles son enviados por Dios como nuestros guardianes espirituales. El Arcángel Miguel es el protector de Israel (Daniel 10:13, Apocalipsis 12: 7) y Jesús mismo afirmó que todos tenemos nuestros ángeles de la guarda (Mateo 18:10). Los ángeles están ahí para animarnos en nuestra vida cristiana. La Escritura los llama, “espíritus ministradores, enviados por el bien de los que van a obtener la salvación” (Hebreos 1:14).

Estas tres funciones de los ángeles – mensajeros, adoradores y guarda-guías – revelan las formas adecuadas para que podamos interactuar con los ángeles.

FORMAS ADECUADAS PARA INTERCATUAR CON LOS ÁNGELES

 

En primer lugar, toda la existencia de los ángeles es alabar y adorar a Dios y hacer su voluntad. Así que trabajamos con los ángeles cuando entramos en adoración. En la adoración cantamos con los ángeles en el cielo, “Santo, Santo, Santo es el Señor Dios de los ejércitos”.

Con los ángeles de la Navidad cantamos “Gloria a Dios en las alturas”. Cuando adoramos, estamos trabajando con los ángeles. Queremos ir junto a ellos, y ellos quieren unirnos a nosotros en la adoración de los siglos – la liturgia cósmica del Cordero.

En segundo lugar, trabajamos con los ángeles cuando proclamamos el mensaje de Dios. El mensaje de los ángeles siempre apunta a Cristo.

A lo largo de las Escrituras el mensaje de los ángeles se entreteje con la venida de Cristo; ya sea en la historia de la salvación del Antiguo Testamento o en el relato del evangelio del Nuevo Testamento.

La doble tarea se expresa en la frase: “¡Gloria a Dios en las Alturas y Paz a su pueblo en la tierra”. En la primera frase alabamos, en la segunda anunciamos la paz a su pueblo en la tierra. La proclamación del Evangelio con nuestras palabras y en nuestras vidas es la segunda forma de trabajar con los ángeles.

La tercera forma de trabajar con los ángeles es pedir su protección, guía y ayuda. Aquí es donde la práctica cristiana suena un poco similar a la práctica de la Nueva Era. Pero hay algunas diferencias importantes.

No pedimos simplemente a los ángeles ayuda al “afirmar que Dios está en nosotros” como lo hace la Nueva Era. Tampoco llamamos a los ángeles y abrimos nuestras vidas a ellos. No somo un “canal” de nuestro ángel. El Espíritu Santo habita en nuestros corazones, pero los ángeles no lo hacen.

Ellos guían y nos protegen al caminar al lado y delante de nosotros. En este sentido, es especialmente bueno invocar a San Miguel y a nuestro ángel de la guarda. Cuando estamos en un momento de peligro o de tentación podemos pedir su ayuda como se pide la ayuda de un guía experimentado para escalar una montaña.

Sin embargo, no hemos de “nombrar a nuestro ángel” o tratar al ángel de la guarda como una especie de espíritu familiar o una mascota. Ellos son mayores y más magníficos que eso.

La Alabanza, Proclamación y Protección pueden no parecer tan emocionante como “escuchar a la luz dentro”, canalizar a su ángel o convocar a los espíritus oscuros, pero nuestra fe es la encarnación. El niño en el pesebre nos recuerda que el cristianismo es verdadero y práctico – no esotérico y de otro mundo.

Tenemos cuerpos reales y vivimos en un mundo físico real, y nuestra religión no nos ayuda a escapar de esto, sino a entrar en él más plenamente. Los ángeles respetan y admiran nuestros cuerpos físicos.

Ellos aman a nuestro físico, ya que su Señor se encarnó y nació de una mujer. Los ángeles no quieren que nos vayamos por encima de las cosas físicas y ordinarias de la vida. Ellos saben que através de la carne y sangre, sudor y lágrimas es que encontramos a Dios.

Como el poeta Henry Vaughn ha escrito, “Aquí en el polvo y la suciedad, ¡Oh aquí! aparecen los lirios de su amor”.

Y es en este polvo y la suciedad, que con la oración ordinaria y las peticiones de protección, cooperamos con más fuerza con los ángeles en el cielo y hacemos que la simple historia de Navidad y de Pascua cobre vida en nuestras vidas.

 

 

Fuentes: Integrated Catholic Life, Signos de estos Tiempos27-08-2014