Sábado, 20 Septiembre 2014 11:26

Card. Pell: «Todos los adversarios del cristianismo querrían que la Iglesia capitulara» en la cuestión de los divorciados vueltos a casar

«LA CRISIS DEL MATRIMONIO REFLEJA LA CRISIS DE LA FE»

 

El cardenal George Pell ha mostrado su parecer sobre la cuestión de los divorciados vueltos a casar.

Asegura que la cuestión se ha convertido en «un símbolo», «un desafío» en el choque entre lo que queda del cristianismo en Europa y un neopaganosimo agresivo».

Y añade: «Todos los adversarios del cristianismo querrían que la Iglesia capitulara sobre este punto».

Advierte además que cuando se den cuenta que la Iglesia no va a cambiar su doctrina, puede ocurrir algo parecido a lo que sucedió cuando Pablo VI publicó la Humanae Vitae y recibió multitud de críticas.

 

Archivado en:

Sínodo familia

(Il Corrieredellasera/InfoCatólica) Para el cardenal Pell, la cuestión es completamente «secundaria»,ya que «el número de católicos divorciados y casados que creen de deber ser admitidos a la Comunión es muy reducido».

Haciendo referencia a las palabras del cardenal Kasper, que habló de la necesidad de lanzar una lancha de salvación a los fieles que han sido víctimas de un divorcio y se han vuelto a casar, el prelado australiano explica:

«Según algunos el objetivo primario de la Iglesia es proveer una lancha de seguridad a las parejas náufragas del divorcio.... Pero, ¿hacia dónde deben dirigirse estas lanchas de seguridad? ¿hacia los riscos, hacia los pantanos o hacia un puerto seguro, que se puede alcanzar solamente con dificultad? Balsas sí, pero que aseguren la salvación»

El cardenal afirma que «está fuera de duda que la crisis del matrimonio refleja la crisis de la fe y la práctica religiosa» y recuerda que la misericordia no debe confundirse con cualquier tipo de tolerancia del pecado.

Desilusión hostil de la opinión pública

 

Tras recordar que la praxis pastoral sobre este asunto es ahora la misma que en los primeros siglos, cuando la Iglesia crecía en medio de la persecución, el purpurado advierte que  este debate pueda llevar a una «desilusión hostil» de la opinión pública.

El cardenal anima a «hablar claro», con calma, sosegadamente, para procurar evitar que cuando todos se den cuenta de que «un cambio sustancial de la doctrina y el pastoral es imposible», se repita lo que ocurrió con la encíclica Humanae Vitae, cuando el Papa Pablo VI fue objeto de una ataque brutal.

 

 

infocatolica.com  20-09-2014