Martes, 16 Diciembre 2014 16:28

Josep Miró: "Estamos mal gobernados, necesitamos una nueva forma de hacer política"

 
E--Cristians y FundSocial han organizado una jornada sobre los principales problemas de nuestra sociedad y sobre cómo se pueden solucionar desde una perspectiva social cristiana Todo de la mano de Josep Miró, Francesc Torralba, Benigno Blanco y Joan Iglesias
 
 
Benigno Blanco en la Jornada sobre respuestas sociales cristianas a los problemas de la sociedad organizada por e-Cristians y FundSocial
Lluis Llaquet

Crisis económica, discriminación, desigualdad y pobreza. Estos temas se trataron en la jornada organizada por e-Cristians y Fundsocial el pasado sábado 13 de diciembre para dirimir “respuestas sociales cristianas a los principales problemas de nuestra sociedad”. 

Francesc Torralba, acreditado filósofo y teólogo, abrió las ponencias hablando sobre la discriminación. Un problema social que “si se aplicaran las leyes actuales no haría falta hacer nada para erradicarlo”. 

Torralba animó a la Administración a “distribuir con justicia”, que es “atender al que es más vulnerable”. Pues “lo justo no es dar a todos lo mismo, la homogeneidad es injusta”, aseguró el filósofo, “sino dar más a quien más necesita”.

“Lo realmente justo es dar a cada uno lo que les corresponde”, por eso, afirmó Torralba, hay que centrarse en el más vulnerable, “en aquel al que si no intervenimos ya, se extingue”. Pero potenciando la autonomía “y no la dependencia del Estado”. 


Para ayudar al más vulnerable, no obstante, “lo primero que hay que hacer es hacerlo visible”. “El más vulnerable es el que es invisible, porque se conoce su problema, con lo que se hace muy difícil ayudarlo”, defiendió Torralba. 

¿Y quiénes son los más vulnerables? En la actualidad, para el filósofo y teólogo, son los jóvenes “que si no fuera por la protección de su familia serían unos indigentes”.

“Con minijobs muy precarios, tardan mucho en independizarse” y los que son buenos y no encuentran trabajo en nuestro país, “se van fuera a buscarse la vida”. “¿Qué nos queda, qué futuro nos espera si se va el talento?”, se preguntó Torralba para acabar.

Esa familia que sostiene nuestra sociedad y sobre todo a los jóvenes es la que para Benigno Blanco, abogado, presidente del Foro de la Familia y ex secretario de Estado, “está siendo atacada”.

En primer lugar porque “la gente no sabe lo que es el matrimonio”. “El matrimonio es la unión entre uno hombre y una mujer”, esta unión “tienen la capacidad de tener hijos y por eso tiene trascendencia social, a diferencia de otras parejas, como las homosexuales, en las que solo hay sexo y afecto; en eso no tiene que meterse el Estado”, constató Blanco.

Para el presidente del Foro de la Familia, el Estado debe proteger y promover el matrimonio tal y como lo entiende la doctrina social de la Iglesia pues “es la cuna de la sociedad, es donde nacemos”.

Y debe hacerlo bien: “ya sabemos que no todos los matrimonios serán para siempre, pero ¡qué bueno sería que lo fuesen!”, afirmó Blanco. Con lo que “se debe legislar conforme a esto, no conforme a la posibilidad de que se pueden romper, esto es absurdo como lo sería que legisláramos el contrato laboral conforme al despido”, aseguró el abogado.

La familia, además, “es la forma de ayuda social más eficaz y eficiente, porque añade el cariño y la gratuidad”, porque para Benigno Blanco “gastar dinero en la estabilidad de la familia significa no gastar más cuando esta no funciona”. “El divorcio genera pobreza y la pobreza genera gasto público”, puso como ejemplo el presidente del Foro de la Familia. 

Pero sobre todo, avisó Benigno Blanco, “hay que luchar contra la ideología de género”. Una ideología que “ya no propone un modelo de sociedad o de estado, como el socialismo o el liberalismo, sino un modelo de persona".

Por una fiscalidad justa

Joan Iglesias, ex inspector de hacienda y actualmente asesor del Gobierno de la Generalitat en materia tributaria se preguntó: ¿cuál sería una visión cristiana de la fiscalidad?

Para ello hizo un repaso por los evangelios en donde se habla de impuestos y constató que “Jesús pagaba sus impuestos (Mt 17, 24-27) y legitimó y aceptó al poder político para cobrarlos con la famosa frase de 'dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios' (Mt 22, 15-22)”.

En otra parte, Juan el Bautista “dice a los cobradores de impuestos que no cobren ni exijan más de los establecido (Lc 3,12-13), es decir, que no sean corruptos”, aseguró Iglesias. 

El asesor expuso también que el sistema más eficiente es “el que se basa en la conciencia fiscal, en el que los ciudadanos sienten que con los impuestos contribuyen al bien social”.

“En ese sistema hay menos fraude que en los que se basan en el castigo para aquellos que no tributan”, pues, al parecer “la conciencia fiscal” es mucho más efectiva que la presión o “la contribución por miedo a la sanción”, constató.

Pero el sistema, según Iglesias, debe además “tener unos administradores que no consideren como suyo lo que reciben en los impuestos, sino que se consideren precisamente como administradores y gestores de esos recursos que son y deben estar dirigidos a la sociedad”. 

Un sistema fiscal reformado por el PP pero que para Josep Miró, presidente de e-Cristians y miembro del Consejo Pontificio para los Laicos, “está mal organizado”. “Las clases medias no notaremos la reforma fiscal”, aseguró Miró. Y es que, para él, “estamos mal gobernados, aunque me duela decirlo”. “Vivimos en una gran incertidumbre política, económica y social y nos hace falta una nueva política”, defendió el líder de e-Cristians.

Una nueva política marcada por la concordia y el diálogo”: “estamos cansados de que los políticos solo hagan que discutir entre ellos de una forma cainita y sistémica”, se quejó Miró.

También necesitamos un sistema más eficiente, según el ex conseller, “de 100 euros en impuestos, solo una pequeña parte se va a prestaciones reales para los ciudadanos, el resto se queda por el camino”.

Y lo explicó con un ejemplo muy gráfico: “el departamento de Educación de la Generalitat es siete veces más ineficiente que el de bienestar y, este, a su vez, siete veces más ineficaz que Cáritas”. Con lo que “el dinero que se invierte en la ONG de la Iglesia Católica es manifiestamente más aprovechado que el que invierte nuestra administración”, aseguró el líder cristiano. 

Miró también manifestó su deseo de formar "un movimiento social capaz luego de llegar a las instituciones políticas ya sea directamente o con otros”.

 

 

forumlibertas.com