Carta abierta de la hija criada en un hogar de dos madres