Imprimir esta página
Sábado, 18 Abril 2015 13:55

La masonería eclesiástica dictará una nueva liturgia, ajustada a a los poderes políticos que quieren prohibir el cristianismo

 

 
La masonería eclesiástica ha alcanzado ahora el mayor nivel de poder dentro de Mi Santísima Iglesia en la Tierra

 

Lunes 30 de septiembre de 2013 a las 15:45 hrs.

 

Mi amadísima hija, debo pedirle a todos Mis siervos sagrados que tengan cuidado con las convocatorias a asistir a retiros, los cuales serán presentados para persuadirlos de aceptar un nuevo juramento de fidelidad, el cual volverá inútiles – si estuvieran de acuerdo en hacer esto – sus votos más sagrados, que ellos hicieron a Mí, Jesucristo.

La masonería eclesiástica ha alcanzado ahora el mayor nivel de poder dentro de Mi Santísima Iglesia en la Tierra y pronto dictará su nueva liturgia, que estará en desafío de Mi Santísima Voluntad.

Creada por los enemigos de Dios y disfrazada como una nueva adaptación para ajustarse a los poderes políticos, quienes quieren prohibir el cristianismo, será presentada tan rápidamente que muchos dentro de Mi Iglesia estarán sorprendidos. 

Les dolerá ver tal abominación, pero las voces de Mis leales siervos no se escucharán en público, ya que ellos, los masones, controlan la manera de cómo esta nueva liturgia será percibida en todo sentido.

Cada objeción hecha en las diócesis a lo largo de todo el mundo será descartada y desechada. La excusa será que la Iglesia necesita reclutar nuevas almas jóvenes que se han alejado de ella. Apelando a un mundo secular, dirán que esto convertirá a más personas a través de una liturgia nueva.

Oh cuán engañosa esta abominación será y cuántos caerán por las mentiras, que guiarán a muchos lejos de la Verdad. 

El Libro de la Verdad fue predicho al profeta Daniel para que los hijos de Dios nunca olvidaran la Verdad cuando se estén ahogando en las mentiras que devorarán Mi Iglesia en la Tierra.

Aceptad la Verdad establecida por Mi Iglesia en la Tierra. 

No aceptéis las nuevas leyes, a las que seréis forzados a aceptar en Mi Santo Nombre, las cuales equivaldrán a sacrilegio.

 

Vuestro Jesús



Leer más:

elgranaviso-mensajes.com