Viernes, 01 Mayo 2015 13:49

La educación sexual en Europa cambia de rumbo: ahora enseña a sus jóvenes a tener hijos

 
La baja tasa de natalidad danesa hace reaccionar a una sociedad que envejece. Ya no se centran en campañas para evitar el embarazo sino en otras del tipo '¡Hazlo por Dinamarca!', en la que se fomenta la natalidad. España, con 1,3 hijos por mujer, sigue con los preservativos y el aborto
 

Con las nuevas políticas, en 2014 nacieron en Dinamarca mil bebés más que en 2013

Los cambios demográficos y el problema de la baja natalidad en Europa es cada vez más un motivo de preocupación para los dirigentes de la UE, hasta el punto de que, muchos de ellos, ya han adoptado medidas deapoyo a la familia y fomento de la natalidad.

Hay varios ejemplos de ello: Alemania ha invertido mucho dinero en ayudas familiares, aunque hasta ahora con escasos resultados. Italia es "un país agonizante", según reconocía en febrero su ministra de Sanidad. Y el caso más flagrante es el de las españolas, que están entre las mujeres europeas que menos hijos tienen.

De hecho, la crisis de natalidad está provocando un progresivo incremento del envejecimiento. Se estima que hay 28 europeos de 65 años o más por cada cien residentes de entre 20 y 54 años, casi el doble del promedio mundial, y superando los 24,7 de Estados Unidos. Para finales del siglo, Naciones Unidas prevé que la cifra europea se duplique, según informaba el pasado jueves, 23 de abril, el semanario The New York Times. International Weekly, que en España publica el diario El País.

Esta tendencia tiene unas repercusiones que transformará sociedades, reducirá potencialmente el crecimiento económico e incrementará la tensión sobre los diferentes sistemas públicos de pensiones, sobre todo en España, a la vez que exigirá una mayor atención al incremento de ancianos. Sin ir más lejos, las ventas de pañales para adultos en Japón ya están eclipsando las de los pañales de bebé.

La reacción danesa

Ante este escenario, una buena parte de Europa parece dispuesta a cambiar el rumbo y, dentro de sus políticas de educación sexual, ahora enseña a sus jóvenes cómo tener más hijos.

Un ejemplo paradigmático de este cambio es el de Dinamarca, un país que hasta ahora se había caracterizado por una educación sexual progresista, de sexo seguro y fomento del uso de preservativos para evitar embarazos.

"Durante muchos, muchos años, solo hemos hablado del sexo seguro, de cómo prevenir el embarazo", afirmaba recientemente Marianne Lomholt, la directora nacional de Sexo y Sociedad. “De pronto pensamos que quizá también deberíamos hablarles efectivamente de cómo quedar embarazadas”.

Sexo y Sociedad, una asociación danesa sin ánimo de lucro que proporciona buena parte de la educación sexual en Dinamarca, ha reajustado recientemente y de una forma drástica su programa educativo. El grupo ya no se centra solo en las formas de evitar el embarazo, sino que habla de esa posibilidad en un tono mucho más positivo.

"¡Hazlo por Dinamarca!"

El cambio de paradigma parece haber despertado la creatividad. Así, Spies, una empresa danesa de viajes, lanzó el año pasado una campaña promocional bajo el lema “¡Hazlo por Dinamarca!”.

En la campaña se presentaba a una joven pareja de daneses en un hotel en París dispuestos a aportar su granito de arena para aumentar la tasa de natalidad de su país de origen. "¿Puede el sexo salvar el futuro de Dinamarca?", se preguntaba la campaña.

Por su parte, Christine Antorini, la ministra danesa de educación, aseguró en unas declaraciones que el Gobierno busca ahora "un acercamiento amplio y positivo sobre la salud y la sexualidad, en el cual la salud sexual abarque tanto alegrías como riesgos asociados con la conducta sexual".

La cuestión es que el cambio de orientación está dando resultados positivos: las últimas estadísticas muestran que en 2014 hubo alrededor de mil nacimientos más de daneses que en 2013, el primer aumento de la tasa de natalidad danesa en cuatro años.

Otro tanto parece estar sucediendo en otros países. Zsolt Darvas, miembro de Bruegel, una organización de investigación con sede en Bruselas, considera que el tema de la población menguante ha contribuido a la aversión que Alemania muestra hacia el gasto público. El nexo entre los dos importantes temas ha sido expuesto más de una vez por Jens Weidmann, presidente del Bundesbank de Alemania.

"Si escuchamos los argumentos por los que Alemania no quiere aumentar su gasto y su déficit presupuestario para estimular la economía, siempre dicen que el país tiene una mala perspectiva demográfica y que no quieren imponer cargas a las futuras generaciones", destaca Darvas.

El contraste con España

Sin embargo, ante esta reacción europea por los problemas que genera la baja natalidad, España, muy por debajo de la tasa de reposición de 2,1 hijos por mujer en edad fértil, con un insuficiente 1,3, mira hacia otro lado y sigue con su discurso pro abortista y de fomento del preservativo para evitar los embarazos.

En ese sentido, si se comparan algunos indicadores sociofamiliares entre Dinamarca y España, se pueden observar las grandes y paradójicas diferencias entre ambos países, como muestra la siguiente tabla, elaborada a partir de la información estadística publicada por DatosMacro.com.

Así, la tasa de natalidad en Dinamarca era en 2013 del 10%, mientras España tenía un 9,11%. Al mismo tiempo, la tasa de fecundidad danesa era en ese tiempo de 1,67, mientras la de España era de 1,27, según constata DatosMacro.com.

Por otra parte, los datos estadísticos de Dinamarca muestran en 2012 una tasa de nupcialidad (matrimonios) del 5,10‰, en tanto que la de España era del 3,5‰; y la dedivorcios en el mismo año también mostraba diferencias remarcables: 2,8‰ en Dinamarca y 2,2‰ en España.

Esto equivale a decir que el porcentaje de divorcios sobre matrimonios es significativamente mayor en España (62,86%) que en Dinamarca (54,90%).

Cabe remarcar que en el caso de la proporción de divorcios sobre matrimonios se trata solo de un indicador, porque mientras los matrimonios corresponden al año 2012 los divorcios son sobre el total de matrimonios. Aún así, la diferencia entre Dinamarca y España es muy a tener en cuenta.

-Víctor Ruiz

 

 

forumlibertas.com