Sábado, Agosto 15, 2020

Política de Estado


Viernes, 26 Junio 2015 10:10

Gobierno vietnamita revierte la política de dos hijos por familia

 

 

por Paul Wilson

El portal vietnamita Thanh Nien News informó que el Gobierno vietnamita está preparando revertir la política de dos hijos por familia. Si esto sucede, las mujeres vietnamitas serán capaces de decidir por sí mismas cuántos hijos pueden tener, sin gobierno multas o castigo.

Durante décadas, el Gobierno vietnamita esterilizó a las mujeres después del nacimiento de su segundo hijo y aplicó medidas económicas represivas para castigar a las familias que tenían más de 2 niños. En el informe del PRI de septiembre/octubre de 1995, señalábamos:

"[Vietnam] niega el certificado de nacimiento para el tercer hijo y ofrece una recompensa de $20 dólares [al valor de los de 1995] a las mujeres que tienen una histerectomía. En todo Vietman, se han aplicado sanciones por tener un tercer hijo. Sin embargo, la política de 2 hijos que comenzó en 1985 es más estricta entre los agricultores que conforman las esferas más pobres de la sociedad.

A las familias que violan la política de 2 hijos, se les niega tierra para cultivar arroz y los dejan literalmente morir de hambre hasta que se ajustan nuevamente a la norma. También se les multa con el equivalente de $80, una cantidad aparentemente insignificante para nosotros pero que en realidad es el equivalente a los ingresos de 10 meses para ellos. El gobierno anima a las mujeres a someterse a una histerectomía tras el nacimiento de su segundo hijo, un procedimiento que aproximadamente la mitad de todas las mujeres del pueblo han sido sometida."

Varios años más tarde volvimos a Vietnam, y nuestra investigación de campo una vez más confirmó que: "política de planificación familiar de Vietnam es universalmente coercitiva e incluye un límite de dos hijos para obreros, funcionarios, soldados, las familias que viven en un municipio o en las deltas del Red River o del Mekong.

También se limitan los nacimientos de familias étnicas en las provincias altas del norte, Altiplano Central y el noroeste. Familias que tienen más que el número estipulado de niños debe contribuir con "fondos de apoyo social" o enfrentar castigos impuestos por agencias de gestión pública".

Las restricciones sobre los nacimientos fueron flexibilizadas temporalmente en 2003, pero volvieron a endurecerse en 2009. Ahora parece que serán eliminadas totalmente.

Este cambio en la política obedecería a la alarma del gobierno por la estrepitosa caída de la tasa de natalidad. Según Thanh Nien News, "Algunos años después que el gobierno de Vietnam pidiera a las familias no tener más de dos hijos, sus autoridades buscan ahora eliminar la restricción, al darse cuenta de la alarmantemente baja de la tasa de natalidad del país."

Desde 2009, la tasa de natalidad en la nación vietnamita ha caído a 1.85 lo cual está debajo de la tasa de reemplazo que es 2.1

Por desgracia, otros países asiáticos continúan negando a las familias el derecho a elegir el tamaño de su familia. Myanmar (también conocido como Birmania) recientemente aprobó una ley que otorga poder al gobierno para espaciar los nacimientos de sus ciudadanos.

Grupos de derechos humanos temen que esta legislación servirá para atacar desproporcionadamente los rohingyas, un grupo musulmán en el país de mayoría budista. China, a pesar de su supuesta "flexibilización" de las restricciones reproductivas, mantiene aún su control estricto sobre la vida reproductiva de los ciudadanos y las mujeres todavía requieren permisos antes de concebir y tener más hijos.

En el PRI hemos instado durante mucho tiempo el Gobierno vietnamita a reconsiderar su política de hijo único, en la razón de la miopía sobre sus consecuencias. Celebramos el hecho de que ahora estén devolviendo el control de la fertilidad a las mujeres vietnamitas.

Las parejas tienen un derecho natural para determinar el número y espaciamiento de sus hijos, un derecho que el régimen de Hanoi les arrebató hace medio siglo. Esperemos que otros países de Asia que restringen la maternidad a través de programas estatales, como China, sigan el ejemplo. Sería un paso importante hacia el pleno respeto de los derechos humanos.

 

 

lapop.org  boletin N° 291

Population Resarch Institute

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén