Lunes, 29 Junio 2015 10:28

4 cosas que No Deben Faltar en los Hogares Católicos

También la cultura de la organización del hogar y la decoración, tomó un sabor católico distintivo. Con el tiempo, las influencias modernas han diversificado el estilo de un hogar católico, pero esto sobrevive de alguna forma.

A pesar de las diferencias, la mayoría de los hogares católicos tienen por lo menos tres cosas en común, que no se encuentran en otros hogares.

Desde ya partimos de la base que en cada casa hay una Biblia por lo menos, y que quienes tienen smatphones tienen cargada su Biblia en él y también otras cosas como las Lecturas de la Misa Diaria, la Liturgia de las Horas, la Lectio Divina, y más.

 

1 – FUENTE A AGUA BENDITA

 

El primer elemento decorativo es un tipo de pequeña fuente o pilastra, por lo general llena de agua bendita situada a la entrada de la casa. Si esto no es posible, entonces un frasco con agua bendita en un lugar bien visibles, por ejemplo en el altar.

Montada cerca de la puerta, estas fuentes son similares a las encontradas en las antesalas y a las puertas de su iglesia parroquial. Al entrar y salir de la casa, tu y tus invitados pueden bendecirse a sí mismos con agua bendita.

altar en casa

El gesto de bendición, por lo general realizado por la realización de la señal de la cruz, sirve como un recordatorio de que el hogar es un lugar sagrado, consagrado a Dios y que los que bendicen a sí mismos piden el favor y la guía de Dios en todo lo que hacen.

Los invitados pueden no saber inmediatamente el propósito de una fuente de este tipo, pero puede ser explicado con facilidad e incluso los no católicos pueden entusiasmarse con el agua bendita y bendecirse a sí mismos. Es una hermosa tradición que es común en los hogares católicos de todo el mundo.

 

2 – CRUCIFIJOS E IMÁGENES DE LA VIRGEN MARÍA

 

La segunda característica predominante de un hogar católico es la presencia de crucifijos en toda la casa. Por lo general, una cruz o crucifijo está presente en el salón y en cada dormitorio. El crucifijo del salón es común por encima de la puerta. Puede también ser una imagen de una advocación de la Santísima Virgen.

altar-ofrenda-catolico

En la antigua tradición romana, la gente no tenía direcciones, por lo que indicaban quien era dueño de la casa con una placa sobre la puerta, conocido como “títulus”.

Hoy en día, esta práctica se ha extinguido, a favor de las direcciones numeradas, que son impersonales.

Sin embargo, en los hogares católicos es común tener un crucifijo encima de la puerta para indicar la primacía de Cristo en la familia.

Significa que la residencia pertenece primero a Cristo y su sacrificio es aceptado por los que viven dentro. Es también un recordatorio de que Jesús es bienvenido en el hogar.

En muchos países lo acostumbrado es poner una imagen de la Santísima Virgen en un nicho en la puerta.

Y en las Provincias del interior de algunos países aún se conserva la costumbre de poner en la puerta “Acá vive una Familia Católica”

En los dormitorios, el crucifijo se coloca en una pared disponible, y en los de los niños, se puede fijar un pequeño crucifijo sobre una ventana.

Hay una tradición católica generalmente reservada para los que trabajan en puestos de trabajo muy peligrosos, como la minería. Antes de que el trabajador se alejara, se quitaba el crucifijo de la pared, de daba un beso en el icono de Jesús, y lo ponían suavemente sobre la almohada hasta su regreso.

La presencia de la cruz en la habitación es un poderoso recordatorio de la fe y constituye un punto focal durante la oración privada.

También es habitual que si en la casa existen escritorios de trabajo se ponga un crucifijo en él junto con alguna imagen de la Virgen María.

 

3 – ALTAR O SANTUARIO

 

La tercera característica distintiva de la casa católica es el altar o santuario, para el que se reservan en general las estatuas.

A lo largo de gran parte del mundo, los católicos mantienen un espacio en su casa como punto focal para las actividades religiosas. Por lo general, puede ser una mesa o aparador decorado, o tal vez incluso un estante, pero en todos los casos hay un espacio reservado para Dios y los santos.

altar de una casa catolica

Esos espacios son comúnmente decorados con estatuas o iconos; ahí generalmente hay un crucifijo, alguna de la Virgen María y de santos.

Por lo menos una vela está presente para significar oraciones y servir como una forma de ofrenda. Durante las ocasiones en que la familia, o incluso sólo un individuo tiene que hacer una petición especial para Dios, el altar se utiliza como el lugar de devoción excepcional.

Todas estas características se pueden ver con curiosidad por los no católicos, especialmente los protestantes que no comparten estas tradiciones católicas. Eso significa que estos lugares le ofrecen la oportunidad de compartir su fe con otros, en caso de que expresar su interés.

 

4 – LAS FIESTAS CATÓLICAS

 

Las fiestas son una parte muy importante de la vida. La vida es un sube y baja de emociones positivas y negativas, momentos buenos y malos, y la Iglesia, en su sabiduría ha estado celebrando las diferentes estaciones: los períodos de penitencia y lo días festivos, desde el principio.

Algunos de los mejores recuerdos que los católicos tienen son las cenas en los días de fiestas. Son recuerdos de amistad, alegría, comunión y corazón lleno. 

altar en la casa de floribeth mora

Las fiestas son definitivamente bíblicas y son marcas importantes en la vida. Nos recuerdan lo que es importante y la gran fiesta celestial, a la que todos estamos invitados.

Las cenas íntimas fomentan las relaciones y la conversación, estimulan la creatividad, en un bello entorno, con comida, y con la belleza de la música incluída.

Si  son en honor de santos o días de fiesta litúrgica, son una oportunidad para que la iglesia doméstica acompañe a la Iglesia universal, para aprender más acerca de los santos y de vida de la iglesia, y también para enseñar a otros acerca de estas cosas importantes.

He aquí algunas sugerencias para la celebración de la mejor fiesta católica:

SIMPLICIDAD

 

No tienes que gastar un montón de dinero en comida o decoraciones para organizar una buena fiesta.

De hecho, una reunión no debe hablar de sobre indulgencias o materialismo, sino que debe reflejar la alegría de la pobreza y el espíritu de familia.

Un ramo de flores, una guirnalda simple, alimentos especiales y la música sería un excelente marco para la fiesta.

No son los elementos materiales los que componen la fiesta a pesar de que pueden contribuir, pero son detalles.

 

LA GENTE

 

Es la gente la que hace una fiesta.

A quién tu invites y quien viene es la parte más esencial de la fiesta.

Debería ser un momento de intimidad y comunión.

Podrías invitar a no católicos y católicos, incluso si están orando o compartiendo las tradiciones católicas (siempre y cuando les hayas hecho saber de antemano que orarían).

mesa catolica

 

VINO

 

Aparte de la buena comida (por supuesto), buen vino (y no en exceso) no sólo es bíblico, sino muy católico.

Es un signo de alegría y algo que Jesús bebió con sus amigos.

 

MÚSICA

 

El ambiente adecuado es importante para una buena fiesta y tenemos la suerte de vivir en una época en la que estamos a un click de distancia.

Música desde el país de origen de un santo es divertida… o por qué no probar clásica o jazz.

Pero también es muy común ver una película católica en video, hay muchas y buenas que se pueden bajar de internet incluso y hasta puede ser un buen gancho parea invitar para la fiesta.

 

VESTIMENTA

 

Esta puede ser una buena manera para que la gente se sienta parte de algo así como prepararse adecuadamente.

“Amigo, ¿cómo es que llegaste aquí sin traje de boda?” (Mt 22:12)

Por ejemplo para la fiesta de la Inmaculada Concepción, se puede pedir a los invitados que acudan vestidos de blanco. En Nuestra Señora de Guadalupe, por ejemplo tratar de vestir con algo mexicano como sea posible.

Si no hay un tema, las fiestas son siempre un buen momento para vestir bien.

catolicos comiendo

 

ORACIÓN

 

Debe haber algo que una a las personas en algún momento de la fiesta, haciendo cosas colectivamente. 

Por ejemplo para el día de San Patricio, cada uno puede compartir algo que sentimos “sobre la suerte” o que alguien cuente su historia y milagros. O podría ser un simple brindis.

También es apropiado tener oración en algún momento de una fiesta católica porque es lo mejor que puede unir a la gente.

El rosario es simple y genial, sobre todo si es un día de fiesta mariana.

 

EL MOTIVO

 

Si invitas a un grupo grande o simplemente a un miembro de la familia, las fiestas son grandes maneras de reunirse y celebrar lo que es importante.

Hay un montón de recursos para ayudar con ideas y la historia de los santos, como Radio Vaticano tiene grabada, es una forma fácil y resumida de mostrar el santoral, ver aquí.

Lo importante es conseguir el motivo y organizar la fiesta en torno a él.

Las fiestas católicas principales son la Navidad y la Pascua, pero también está la Epifanía y Pentecostés. Además, está la fiesta de María Madre de Dios (Año Nuevo), jueves de la Ascensión, Corpus Christi, la fiesta de la Inmaculada Concepción, de Todos los Santos (con el Halloween y el Día de los Muertos), y cada día hay un santo a quien tomar de referente para el festejo y una advocación mariana que pueden ver en el sitio de Foros de la Virgen María.

Pero después de todo no tienes por qué hacer la fiesta solamente en alguna celebración litúrgica. Puede ser cuando haya algún feriado y le excusa puede server una película como dijimos, escucha música, ver fotos de una peregrinación, rezar un rosario y cualquiera que se te ocurra y que sirva como motivo para reunirse y compartir.

 

 

forosdelavirgen.org