Sábado, Agosto 08, 2020

Política de Estado


Sábado, 26 Septiembre 2015 21:43

«El futuro de la Iglesia reclama ya desde ahora una participación de los laicos mucho más activa»

Filadelfia es la tercera y última etapa de la visita del Papa a Estados Unidos. Y, aunque carezca de la vistosidad de su intervención ante el Congreso de los Estados Unidos y ante la Asamblea General de la ONU, es la más importante desde el punto de vista interno de la Iglesia, por cuanto asistirá a la clausura del Encuentro Mundial de Familias que se está celebrando allí.

En el aeropuerto fue recibido por el arzobispo de la diócesis, Charles Chaput, y a continuación , celebró este sábado, a las diez y media de la  mañana (hora local), una misa en la basílica de San Pedro y San Pablo ante cientos de obispos, sacerdotes, religiosos, religiosas y diáconos



Una celebración, como está siendo habitual en este viaje, en inglés y latín (en este caso, antes de la consagración, el Papa y sus concelebrantes rezaron el canon romano completo), con lecturas y preces en diversos idiomas y la predicación del Papa en español, aunque en esta ocasión un traductor iba repitiendo los diversos pasos de su homilía.

Una Iglesia volcada en las periferias

En ella, Francisco recordó la tradición bisecular de la Iglesia de Filadelfia, "generaciones y generaciones de católicos comprometidos que han salido a las periferias y construido comunidades para el culto, para la educación, para la caridad y para el servicio a la sociedad en general", palpable en santuarios y parroquias "que salpican la ciudad" y cuyos campanarios "recuerdan la presencia de Dios en medio de nuestras comunidades".



Elogió también "el esfuerzo de sacerdotes, religiosos y laicos que con dedicación durante más de dos siglos han atendido las necesidades espirituales de los pobres, de los emigrantes, de los enfermos y de los encarcelados", y "han enseñado a los niños a leer y a escribir, a amar a Dios y al prójimo y a contribuir como buenos ciudadanos a la vida de la sociedad estadounidense".

"¿Y tú?"
El sermón del Papa se centró en torno a unas palabras que le dijo León XIII a la santa local,Santa Catalina María Drexler (1858-1955), cuando quien sería luego religiosa y fundadora de las Hermanas del Santísimo Sacramento le expuso las necesidades de las misiones: "¿Y tú qué vas a hacer?", le planteó este Papa "muy sabio". "Esas palabras cambiaron la ida de Cadtalina porque le recordaron que al final todo cristiano, hombre o mujer, en virtud del bautismo ha recibido una misión. Cada uno de nosotros tiene que responder lo mejor que pueda al llamado del Señor para edificar su cuerpo, la Iglesia".



Evocando que por aquel entonces Santa Catalina era "una mujer joven con altos ideales", Francisco se preguntó: "¿Cuántos jóvenes en nuestras parroquias y escuelas tienen los mismos altos ideales y generosidad de espíritu y amor a Cristo y a la Iglesia? Y nosotros, ¿los desafiamos? ¿Les damos espacio y les ayudamos a que realicen su cometido?".

"Uno de los grandes desafíos de la Iglesia en este momento", continuó, "es fomentar en todos los fieles el sentido de la responsabilidad personal en la misión de la Iglesia... Esto requiere creatividad para adaptarse a los cambios de las situaciones, transmitiendo el legado del pasado no solo manteniendo estructuras e instituciones que son útiles, sino también abriéndose a las posibilidades que el Espíritu nos transmite".



"El futuro de la Iglesia en una sociedad que cambia rápidamente reclama ya desde ahorauna participación de los laicos mucho más activa", sentenció Francisco en el momento esencial de su homilía, cuando invitó que los laicos tuviesen "una responsabilidad compartida en el futuro de nuestras parroquias e instituciones": "Esto no significa renunciar a la autoridad espiritual que se nos ha confiado, más bien significa discernir y emplear sabiamente los múltiples dones que el Espíritu Santo derrama sobre la Iglesia". Y remató destacando "la inmensa contribución que las mujeres laicas y religiosas han hecho y siguen haciendo en la vida de nuestras comunidades".

Francisville
A la conclusión de la misa, y antes de la bendición del Papa, monseñor Chaput dirigió al Papa unas palabras de agradecimiento.



Y, comentando la implicación de todas las instituciones, además de la misma Iglesia, en su visita, bromeó diciendo: "Ésta es una ciudad que hoy cambia su nombre por Francisville[Villa Francisco]", lo cual hizo reír a Francisco y a los presentes, que dirigieron al Pontífice una larga ovación.

 

 

religionenlibertad.com  26-09-15

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén