Sábado, Agosto 08, 2020

Política de Estado


Miércoles, 28 Octubre 2015 06:59

8 santos que dieron su vida por defender la indisolubilidad del matrimonio

La cultura de hoy quiere apartarse de la verdad del matrimonio, pero esto no es nuevo, ha sido controversia desde hace miles de años.

 

La cultura de hoy quiere apartarse de la verdad del matrimonio. Esto no es nuevo. La naturaleza del matrimonio ha sido un punto de controversia desde hace miles de años. De hecho, algunos de los más grandes santos más venerados de la Iglesia dieron sus vidas defendiendo el matrimonio. ¿Serías capaz de hacer lo mismo?

Aquí están sus historias inspiradoras:

1) San Juan Bautista - siglo primero

Según los Evangelios, el rey Herodes se había divorciado de su esposa y tomado la mujer de su hermano. San Juan Bautista sabía que esto estaba mal y que el hecho de que Herodes estaba haciendo esto públicamente hacía el pecado aún peor. Así se enfrentó a Herodes. Él no señaló las cosas positivas acerca de su relación adúltera o trató de hacer amigos, sino que en cambio le dijo claramente: "No te es lícito tenerla" (Mateo 14,4)

Por desgracia, en lugar de arrepentirse, Herodes hizo arrestar a Juan y lo hizo prisionero. La Escritura dice que Herodes "quería matar a Juan, pero tenía miedo de la gente, porque consideraban a Juan un profeta". (Mateo 14,5) Sin embargo, cuando su hijastra pidió la cabeza de Juan en un plato durante una fiesta, Herodes consintió e hizo decapitar a Juan.

Con respecto a la santidad de Juan, Jesús mismo le felicitó y dijo que "entre los nacidos de mujer no se ha levantado otro mayor que Juan el Bautista." (Mateo 11,11)

2-3) San Juan Fisher y Santo Tomás Moro - siglo XVI

Enrique VIII, rey de Inglaterra del siglo XVI, quería un hijo desesperadamente. Después de muchos años de tratar de engendrar un hijo con la reina Catalina de Aragón, decidió que quería divorciarse de ella. Por supuesto, el divorcio no se le permitió, así que trató de conseguir que su matrimonio fuese anulado por el Papa. El Papa revisó el caso y determinó que la anulación no era legítimo en este caso.

San Juan Fisher, obispo Inglés (que fue nombrado cardenal, no mucho antes de su ejecución), ferozmente defendía a Catalina. Él apareció en el tribunal en su nombre y declaró que, al igual que San Juan Bautista, estaba dispuesto a morir para defender la indisolubilidad del matrimonio.

Con el Rey Enrique asumiendo cada vez más y más poder, Santo Tomás Moro, uno de los estadistas de mayor confianza del rey Enrique, renunció a su cargo en el gobierno. Cuando el Rey se casó con Ana Bolena, él no asistió.

Luego, el Rey obligó a la gente a hacer un juramento declarando que el rey Enrique era el jefe supremo de la Iglesia en Inglaterra, no el Papa. Todos los que deseaban conservar su amistad con el Rey, sus puestos en el gobierno y la Iglesia, lo apoyaron. De esta forma el Rey hizo llamar a Tomas Moro y le pidió hacer el juramento y reconocer públicamente la anulación del matrimonio del Rey con Catalina. Él se negó a hacer ambas cosas. San Juan Fisher también se negó a tomar el juramento y fue encarcelado en la Torre de Londres.

Ambos fueron juzgados y declarados culpables de traición y decapitados públicamente. Entre sus últimas palabras estuvieron: "Soy un buen siervo del rey, pero primero de Dios".

4-8) Los 5 Mártires de Georgia - siglo XVI

Los "mártires Georgia" aún no son santos oficiales, pero su causa de canonización está en proceso. Y tienen una historia increíble.

Pedro de Corpa, Blas de Rodríguez, Antonio de Badajóz, Fray Miguel de Añon, y Francisco de Veráscola eran frailes franciscanos que llegaron a América del Norte a finales del siglo XVI para llevar el Evangelio a los nativos americanos que vivían en lo que hoy se conoce como el estado de Georgia en EEUU.

A pesar de que carecían de suministros y la vida era difícil, por la gracia de Dios fueron capaces de ganar algunos conversos. La enseñanza cristiana sobre el matrimonio, sin embargo, era difícil para algunos de los conversos. Así que si un hombre con más de una esposa quería convertirse, los misioneros requerirían que prometiese mantener sólo una esposa.

Un hombre hizo la promesa, fue bautizado, pero luego continuó viviendo con dos esposas. Fray Pedro de Corpa lo enfrentó con el apoyo del Padre Blas. En lugar de arrepentirse y sostener la promesa hecha en el bautismo, el hombre se fue lleno de furia y volvió con un grupo de guerra. El grupo asesinó al Padre Pedro despedazándolo con una espada, y luego capturaron al Padre Blas.

Antes de que mataran al Padre Blas, le permitieron celebrar misa por última vez, y durante su predicó de la siguiente manera:

Mis hijos, para mí no es difícil morir. Incluso si no me matasen, la muerte de este cuerpo es inevitable. Debemos estar preparados en todo momento, todos nosotros, para morir algún día. Pero lo que realmente me duele es que el Maligno les ha convencido para cometer esta ofensa contra su Dios y Creador. Es una fuente adicional de profundo dolor para mí que ustedes sean desconsiderados ante lo que los misioneros hemos hecho por ustedes al enseñarles el camino hacia la vida eterna y la felicidad.

Después de la misa, también fue asesinado a machetazos. En los próximos días, mataron a los otros tres misioneros.

BONUS: Papa San Nicolás Magno- siglo noveno

Seguramente has oído hablar del Papa San León Magno y el Papa San Gregorio Magno, pero ¿has oído hablar del Papa San Nicolás Magno?

Era el siglo noveno, y el rey Lotario II de Francia quería divorciarse de su esposa y casarse con otra mujer. Él sobornó a un legado papal y consiguió un concilio de obispos locales para aprobar la anulación de su matrimonio. Cuando el Papa Nicolás se enteró de lo que había sucedido, encargó a un nuevo juicio en Roma, a la que asistieron dos arzobispos que habían permitido la anulación cuestionable. El pontífice encontró que la anulación era ilícita y depuso a los dos arzobispos.

Enfurecido, el rey Lotario II envió sus ejércitos a Roma, tomó el control de la ciudad, y exigió que el Papa reconociera la anulación. El Papa Nicolás fue confinado en la basílica de San Pedro durante dos días sin comer - pero se negó a ceder.

Finalmente, la emperatriz Engelberga del Sacro Imperio Romano convenció al rey Lotario II a abandonar la ciudad. El Papa Nicolás nunca concedió dicha anulación y pasó el resto de su vida tratando de reconciliar el rey Lotario con su verdadera esposa.

 

 

pildorasdefe.net

Valora este artículo
(1 Votar)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén