Jueves, 22 Noviembre 2012 18:07

“Creced y multiplicaos” dice la biblia y el patriarca ortodoxo agrega “que yo seré el padrino de sus hijos”

La baja tasa de natalidad es un fenómeno que afecta con dramatismo en especial a occidente, el hogar del catolicismo, y pareciera que el laicismo ahonda esta tendencia, por privilegiar la carrera de las mujeres a la maternidad.

Con esto, el laicismo está escribiendo históricamente su propia sentencia mientras que para los cristianos se torna evidente la sabiduría del refrán que dice “siéntate en la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo”.

¿Pero cuántos cristianos pueden sustraerse al clima general creado por el laicismo sobre la paternidad? ¿De qué sirve tener razón si no podemos evitar el desastre ahora? ¿De qué vale ser el que tiene más razón del cementerio?

Los ortodoxos de Georgia se preocuparon de este tema en el 2005. Su Beatitud Ilia II, Patriarca ortodoxo de todos Georgia, se dio cuenta de que la tasa de natalidad en su nación post-soviética de Georgia estaba en una espiral descendente.

Entonces el Patriarca Ilia comenzó a predicar acerca de las “familias grandes” como uno de los elementos clave de la civilización cristiana.

En pocas palabras, habló de que la tasa de natalidad y la “tasa de fe” tienden a reflejarse entre sí. 

Basta mirar a las naciones que han rechazado a la Iglesia y se verá que estas tienen las tasas más bajas de natalidad. La perfidia y la desesperación van de la mano.

En el año 2008, no sólo predicó las familias numerosas, sino que el patriarca se comprometió a ser personalmente padrino de todos los bebés nacidos en hogares de Georgia con más de dos hijos. 

Su iniciativa tuvo mucho éxito y desde entonces ha aumentado la tasa de natalidad en un 25 por ciento. Mientras tanto, el número de abortos en la nación de Georgia disminuyó en un 50 por ciento.

Y ahora el Patriarca tiene más de 11.000 ahijados

El Presidente de Georgia elogió al Patriarca diciendo: “Debemos estar agradecidos al Patriarca continuamente por recordar al pueblo de Georgia que debemos multiplicarnos”.

¡Dios mío, que un modelo maravilloso para los obispos occidentales!

¿Se imagina si los obispos de toda Europa, Estados Unidos y América Latina comenzaran a predicar las familias numerosas, y luego personalmente se presentaran como padrinos a fin de proporcionar aliento y esperanza a las parejas casadas que temen más de dos hijos? ¡Qué diferencia haría!.

Fuentes: Dr. Taylor Marshall, Signos de estos Tiempos

www.forosdelavirgen  21-11-2012