Martes, Noviembre 19, 2019

Política de Estado


Sábado, 28 Noviembre 2015 21:01

La Revolución sexual ha traído la crisis demográfica y de la familia


28 - 11 - 2015 - EMERGENCIA ANTROPOLOGICA - Demografica

Un gran error esparcido por el mundo hizo eclosión en los ‘60 .Las ideas esparcidas por el mundo por el comunismo, que la Virgen de Fátima alertó aún antes que los bolcheviques tomaran el poder en Rusia en octubre de 1917, y que hoy dominan occidente a través de lo que se llama el marxismo cultural, son la clave para comprender la actual crisis demográfica occidental que lleva a los países europeos a buscar mano de obra musulmana, con las consecuencias que ahora vemos.


Muchos hemos vivido esto sin darnos cuenta de la magnitud de estos errores, pero también a muchos nos llega el tiempo de descorrer por lo menos una parte del velo de las “ideas que nos han vendido”, o en las que nos hemos subido por snobismo o mera presión de grupo, para poder ver lo que sucedió realmente con el resultado de las ideas de la modernidad sin límites.

Es como un juicio sobre nuestra vida que abarca a un par de generaciones, que si bien no nos permite cambiar lo que ya hicimos, por lo menos nos permite comunicar nuestros errores a los demás, para que otros no caigan en ellos, y para que algunos salgan o por lo menos se les plante la semillita de la reflexión libre de presiones. baja natalidad

NOS VAMOS A QUEDAR SIN GENTE

Si las tendencias actuales continúan – y nada indica que pueda cambiar –, no nos vamos a quedar sin energía u otros recursos naturales en el futuro previsible; nos quedaremos primero sin gente. Esta catástrofe global será el resultado de la rápida disminución de la fertilidad, conocida como invierno demográfico.

En 1960, en todo el mundo, la mujer promedio tenía 5 hijos. Ahora, ese número es de 2,6 y en caída – en otras palabras, un descenso de casi el 50 por ciento en un poco más de 50 años.

Hoy en día, 59 países con 44 por ciento de la población mundial, tienen fecundidad por debajo del reemplazo de su población.
Muchos países desarrollados tienen tasas de fecundidad de 1,5 o inferior, lejos de los 2,1 hijos por matrimonio necesarios sólo para reemplazar la población actual, o sea a los que mueren.

Esto no ocurrió de forma espontánea. El invierno demográfico es el resultado directo de la Revolución Sexual, que por primera vez se hizo evidente en la década de 1960, y no por casualidad, las tasas de natalidad comenzaron a caer a partir de ese tiempo.


EL CREDO DE LA REVOLUCIÓN SEXUAL

El dogma de la revolución sexual – que se ha arraigado como sabiduría social en Occidente – podría resumirse de la siguiente manera:
El sexo es el aspecto más importante de la existencia;
Cuando el sexo es consensual, siempre es bueno;

El propósito principal del sexo es el placer, no la procreación o la expresión física del amor;
El propósito principal de la vida es el placer;
Las inhibiciones llevan a la neurosis y deben superarse;
El sexo no tiene nada que ver con la moralidad; y

El sexo no sólo debe ser libre de culpa, sino libre de consecuencias – por lo tanto, la anticoncepción, el aborto, y de ahí, el abandono del matrimonio.
Los profetas de la revolución sexual incluyen a Sigmund Freud, a “investigadores” como Alfred Kinsey, Masters y Johnson, pornógrafos como el fundador de Playboy Hugh Hefner, y las feministas como Margaret Sanger, Betty Friedan, y Simone de Beauvoir.

En los Estados Unidos, la revolución sexual está encabezada por grupos como Planned Parenthood, la Organización Nacional para la Mujer, la (homosexual) Campaña de Derechos Humanos, y el Consejo de Información y Educación para la Sexualidad de los EE.UU. (SIECUS).


EL IMPACTO DE LA REVOLUCIÓN SEXUAL EN LA FERTILIDAD

Por primera vez en la historia, un poco menos de la mitad de la población mundial en edad fértil utiliza algún método anticonceptivo. En 2015, el mercado de anticonceptivos a nivel mundial generará un estimado de U$S 17.2 mil millones al año.

En su gran mayoría, esto es financiado por los gobiernos, empresas o agencias de ayuda internacionales. Nuestra especie puede ser la primera en financiar su propia extinción.
A nivel mundial, hay aproximadamente 42 millones de abortos al año. Eso es más del doble del número de muertes de militares en la Segunda Guerra Mundial.

Desde una perspectiva demográfica, no sólo estamos perdiendo 42 millones de personas cada año, sino también a sus hijos, nietos y demás descendientes a través del tiempo. Estamos literalmente abortando nuestro futuro. Optando por un mundo lleno de viejos que no podrán trabajar y haciendo entrar en crisis los sistemas jubilatorios.

 

DESCAECIMIENTO DEL MATRIMONIO

El deterioro del matrimonio ha afectado la fertilidad aún más profundamente que los anticonceptivos. En Francia, desde 2010, más personas comenzaron a vivir juntos que los que se casan; generando inestabilidad de los hogares.
En los Estados Unidos, en 1960, el 59 por ciento de los jóvenes de 18 a 29 años (los que están en sus primeros años de maternidad) estaban casados, en comparación con sólo el 20 por ciento en la actualidad.
Una vez constituido la realidad central de la existencia, el matrimonio es cada vez más opcional. En su lugar ha llegado la convivencia, los enlaces casuales y los nacimientos extramatrimoniales. No es sorprendente que un menor número de matrimonios – especialmente matrimonios precoces – resulten en un menor número de hijos.

liberacion sexual

LA EXTINCIÓN DE LA FAMILIA ES UNA BANDERA POLÍTICA

Así como el invierno demográfico es el resultado de la revolución sexual, éste es el resultado de algo que se llama marxismo cultural – un movimiento asociado con Antonio Gramsci, la Escuela de Frankfurt y Herbert Marcuse.

El marxismo cultural fue la respuesta al fracaso de la revolución comunista – el socialismo real como se ha dado en llamar – en todo el mundo después de la Primera Guerra Mundial.
Gramsci creyó que la familia y la iglesia dieron a los trabajadores lo que los comunistas llamaron una “falsa conciencia de clase” que los hacía inmunes a las apelaciones del marxismo.
La solución entonces era destruir la familia y la religión – y qué mejor manera de hacerlo que para fomentar el libertinaje sexual y una sociedad orientada hacia el placer sin sentido y fuera de casa y el hogar.

 

UN TESTIMONIO DE UN ACTOR DE ESA GENERACIÓN

Es tiempo de descorrer por lo menos una parte del velo de las “ideas que nos han vendido”, o en las que nos hemos subido por snobismo o mera presión de grupo, o incluso por desconocimiento, para poder ver lo que sucedió realmente con el resultado de las ideas de la modernidad sin límites.

Andrew Norman Wilson, escritor y columnista destacado, dice que ha estado allí, lo ha visto, lo creyó, y lo rechazó. Este autor británico, ahora en sus más de sesenta años, ha tenido una relación de encendido, apagado y encendido de nuevo con los valores cristianos.
Como hombre joven, él persiguió una formación teológica y una ordenación potencial en la Iglesia de Inglaterra, pero para finales de 1980 era abiertamente ateo, escribiendo incluso un folleto de 50 páginas, Contra la Religión (1991), donde se quejó de la “intolerancia”, “autoritarismo” e “intimidación espiritual” del papado.

Pero, después de tres décadas de escepticismo, Wilson anunció en 2009 que había regresado al cristianismo, una decisión que él discutió largo y tendido en este ensayo.
Él dijo que:

Durante gran parte de mi vida, yo también he sido uno de los que no creyeron. Fue en mi juventud que empecé a preguntarme qué parte de la historia de la Pascua aceptaba, y en mis 30 años había perdido toda creencia religiosa.
Como muchas personas que han perdido la fe, sentí enojo conmigo mismo por haber sido “engañado” por una historia. Empecé a despotricar contra el cristianismo, y escribí un libro titulado Jesús, que se esforzó por demostrar que no había sido más que un profeta mesiánico que había realmente fallado y murió.

¿Por qué yo, junto con muchos otros, fuimos tan desdeñosos de la cristiandad?
Como la gente más educada en Gran Bretaña y el norte de Europa (nací en 1950), crecí en una cultura abrumadoramente secular y anti-religiosa. Las universidades, organismos de radiodifusión y medios de comunicación en general, no son meramente laicos, son positivamente anti.
Para mi vergüenza, yo creo que eso fue lo que me hizo perder la fe y el corazón en mi juventud. Se sentía muy fuera de moda ser religioso. Con la mentalidad de un niño en el patio de recreo, sentí en algún nivel visceral que ser religioso era poco atractivo, como tener manchas o usar lentes.

Esta actitud de patio de recreo explica gran parte de la actitud hacia el cristianismo que Ud. recoge, por ejemplo, los cómics alternativos, y las blasfemias casuales de chistes en la televisión o la radio.
Ahora, en un largo ensayo, “He vivido la mayor revolución en las costumbres sexuales de nuestra historia. El daño que ya está hecho me espanta”, publicado en The Mail, Wilson retoma el tema de su juventud una vez más como la ruptura de la revolución sexual que comenzó, como lo marca, en 1963:

Nací en 1950, 28 años después de Larkin. Y lejos de ser ‘un poco tarde para mí’, las doctrinas revolucionarias de los años sesenta fueron todos adoptadas fácilmente por mí y muchos otros.
La llegada de una píldora anticonceptiva para las mujeres en 1961 pareció señalar el principio de la liberación de la culpa, el sexo libre de embarazo.

Pero si los propagadores de la revolución sexual fueron capaces de un avance rápido en 50 años, ¿qué esperaban ver? Ciertamente son impactantes las estadísticas sobre los hábitos sexuales de hoy en el Reino Unido, que están disponibles para que todos las puedan estudiar.
Noventa y seis por ciento de los abortos fueron financiados por impuestos a los contribuyentes.
La píldora, lejos de reducir el número de embarazos no deseados, en realidad llevó a más.

Cuando las mujeres se olvidaron de tomar la píldora, apareció una razón más para usar el aborto como un método anticonceptivo.
Wilson pasa a discutir la importancia del matrimonio y de cómo la disminución de los matrimonios estables(o cualquier matrimonio en absoluto) ha causado más descontento entre los británicos.
“Pero la revolución sexual no fue, por supuesto, accidental absoluto. Nada de eso. Muchos de los más influyentes formadores de opinión de la época estaban haciendo todo lo posible para socavar toda la moral tradicional, y en especial la moral de la tradición judeo-cristiana, que siempre ha enseñado que el matrimonio es para toda la vida”.

 

UNA VOZ DENTRO DE LA IGLESIA CATÓLICA

Mons. Philip Egan, obispo de la diócesis de Portsmouth, dijo que con los cambios legislativos y sociales en Gran Bretaña en los últimos años, los católicos se encuentran ahora
“en una tierra extraña que habla un idioma extranjero con costumbres desconocidas”
“Lo que entendemos por matrimonio, relaciones sexuales y vida familiar ya no es el mundo de lo que hoy en día el gobierno, el NHS y los responsables políticos comprenden por matrimonio, el sexo y la familia.”

En su esencia, la revolución sexual promulgó el rechazo de la “relación intrínseca que existe entre los aspectos unitivo y procreativo de la relación sexual”, que siempre había sido protegido legalmente en el matrimonio natural.

“Levantado de su contexto natural entre el amor de las parejas y el compromiso, y acoplada al placer sin responsabilidad, la relación sexual puede ahora ser experimentada fuera del matrimonio, y por lo tanto, con el tiempo, adquiere un nuevo significado en las relaciones humanas”.
El obispo dijo que esto
“ha llevado a la ‘mentalidad anticonceptiva’ que el Papa Pablo VI habló proféticamente en su Carta Encíclica Humanae Vitae de 1968?.

Egan llama a la redefinición el matrimonio “orwelliana” y dijo que “cambia radicalmente el contexto social” en el que los cristianos deben actuar.
“Nuestro sistema católico de significados y valores es notablemente diferente de lo que la cultura secular ahora considera normal o aceptable.”
Agregó que
“es evidente que la Iglesia debe ofrecer apoyo pastoral serio para las personas que luchan con la atracción por el mismo sexo. La Iglesia tiene que demostrar la libertad interior, la castidad y la perfección que Cristo ofrece.”

“Estar a la altura del ideal de la castidad cristiana siempre ha sido exigente”, dijo, “incluso cuando el contexto cultural estaba a favor de los valores cristianos y la búsqueda de la santidad”.

Sin embargo, más de cuatro décadas después, Humanae Vitae sigue siendo uno de los mayores retos de la jerarquía católica, Janet Smith, profesora de ética en el Seminario Mayor del Sagrado Corazón en Detroit, escribió en un artículo de opinión en el National Catholic Register.
“La división en las cuestiones morales de la Iglesia Católica, comenzó con el rechazo de muchos de Humanae Vitae”.

Smith, quien es uno de los defensoras principales de la encíclica en la Iglesia de América del Norte, dijo:
“Es escandaloso pero cierto que sacerdotes entrenados no enseñen las verdades de la Humanae Vitae”.
“Desde que la disidencia se extendió a casi todas los demás enseñanzas, los católicos han sido lamentablemente ignorantes de las enseñanzas de su propia Iglesia.”
poliamoristas

SI SIGUE LA REVOLUCIÓN SEXUAL SE INCREMENTARÁ EL INVIERNO DEMOGRÁFICO

La disminución dramática de la fertilidad es la consecuencia natural de la creación de una sociedad altamente erotizada, donde la familia es vista como un obstáculo para la realización personal y los niños como una carga.

No vamos a encontrar la salida del bosque del Invierno demográfico hasta que la Revolución Sexual sea derrocada, sus profetas expuestos y su dogma desmentido.

En última instancia, la revolución sexual es sobre la muerte – el aborto, la anticoncepción, enfermedades de transmisión sexual, la pornografía y la promiscuidad –, en lugar del matrimonio, que es sobre la fidelidad, la procreación, y la responsabilidad.

Para combatir tanto la Revolución Sexual como el invierno demográfico, debemos abrazar una filosofía de vida. Porque la Biblia no nos dice:
“Mira que te he ofrecido en este día el bien y la vida, por una parte, y por la otra, el mal y la muerte. Lo que hoy te mando es que tú ames a Yaveh, tu Dios, y sigas sus caminos. Mira, yo pongo hoy ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia. Observa sus preceptos, sus normas y sus mandamientos, y vivirás y te multiplicarás, y Yaveh te dará su bendición en la tierra que vas a poseer”. (Deuteronomio 30: 15-16) (FOROS DE LA VIRGEN)

 

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén