Lunes, Agosto 03, 2020

Política de Estado


Sábado, 28 Noviembre 2015 21:28

Viaje al misterio del derroche y la corrupción en el Vaticano

LOS GRANDES ENEMIGOS DE FRANCISCO ESTÁN ADENTRO

 

Deberá recordarse que hasta hubo demorados y detenidos en el Vaticano apenas se conoció el libro "Vía Crucis", de Gianluigi Nuzzi. La cuestión fue cómo se había filtrado desde el Estado pontificio la documentación o confidencial o secreta que fue publicada en el trabajo de investigación.
 
 
Aquí un fragmento del bestseller de Nuzzi. Urgente24 eligió el capítulo "Los secretos del Óbolo de San Pedro" en el apartado "Los fastos de los cardenales y esos palacios reales de 600 metros cuadrados de renta cero", que avanza sobre un tema muy delicado: el dinero 'negro' de la conducción de la Iglesia Católica Apostólica Romana, una obsesión por corregir semejantes desvíos que tiene el papa Francisco, y que provoca algunos de sus muchos choques con lo que se ha dado en llamar 'la Vieja Guardia' vaticana.
 
 
Residencias en edificios de fabulas, como el espléndido Palacio del Santo Oficio, detrás de la columnata de Plaza San Pedro, que se remonta al siglo XVI y durante un tiempo alojó al tribunal de la Inquisición. Aquí el apartamento más grande de 445 metros cuadrados aloja al cardenal Velasio de Paolis, fiel colaborador de Ratzinger y presidente emérito de la Prefectura de Asuntos Económicos de la Santa Sede.
 
"(...) en el fondo me preguntaba: ¿se puede justificar la corrupción, el pecado por el solo hecho de que todos están pecando y están siendo corruptos? ¿Cómo podemos ser cristianos y combatir el mal de la corrupción? Yo me acuerdo que en mi patria un joven de 20, 22 años quería dedicarse a la politica. Estudiaba entusiasmado, iba de un lado para otro. Y consiguió un trabajo en un ministerio. Un día tuvo que decidir sobre qué cosa había que comprar. Y entonces pidió tres presupuestos. Los estudió y eligió el más barato. El más conveniente. Y fue a la oficina de su jefe para que lo firmara. ‘Y ¿por qué elegiste este?’ ‘Porque hay que elegir el más conveniente para las finanzas del país'.
 
‘No, hay que elegir aquel que te dé más para ponerte en el bolsillo’. Y el joven le contesta a su jefe: ‘Yo vine a hacer politica para hacer grande a la patria'. Y el jefe le contesta 'Yo hago politica para robar’. Un ejemplo nomás, pero no solo en la politica, en todas las instituciones.
 
Incluso en el Vaticano hay casos de corrupción, la corrupción es algo que se nos mete adentro, es como el azúcar, es dulce, nos gusta, es fácil, y después terminamos mal. Y en vez de tanta azúcar fácil terminamos diabéticos o nuestro país termina diabético. Cada vez que aceptamos una coima, cada vez que aceptamos una coima y la metemos en el bolsillo, destruimos nuestro corazón, destruimos nuestra personalidad y destruimos nuestra patria. Por favor ¡no le tomen el gusto a esa azúcar que se llama corrupción! (...)".
 
 
 
por GIANLUIGI NUZZI
 
En el corazón palpitante de la Iglesia hay un agujero negro que el papa Francisco descubre después de muchas dificultades: una mala gestión que llega a la estafa y el embrollo. Gracias al equipo de trabajo que ha puesto en funciones con un golpe de mano sin precedentes, el Papa Logra descubrir que los costos de la curia se sostienen con la utilización de los fondos destinados a los necesitados. Es un escándalo. El dinero que llega al Vaticano, enviado por los católicos de todo el mundo para las obras de beneficencia, no acaban en los pobres, sino que sirven para llenar los agujeros financieros generados por algunos cardenales y hombres laicos que controlan el aparato burocrático  de la Santa Sede.
 
Jorge Bergoglio había elegido el nombre de Francisco porque la misión de su Iglesia debía ser exactamente la de Francisco de Asís, ayudar a los pobres. Desde su primer saludo en la Plaza San Pedro, el Papa rechaza todos los oropeles, adoptando a menudo los hábitos deshilachados. Invita a los desamparados en la Capilla Sixtina y pide a los responsables de los institutos religiosos y de los entes dependientes de la Iglesia que hospeden en sus inmuebles en desuso a todos aquellos que están necesitados. En los palacios, en los convictorios, en los dormitorios de los grandes seminarios, que han quedado desiertos por la crisis de las vocaciones.
 
Además del rigor y la trasparencia, la pobreza y la caridad son las palabras clave de su lenguaje pastoral y del pontificado. Con una sensibilidad que trata de trasmitir y desarrollar sobre todo entre las monjas y sacerdotes, a partir de las pequeñas cosas, las más simples. Por ejemplo, el uno del automóvil sobre el cual se extiende en la audiencia general del 6 de junio de 2013: "Me siento mal cuando veo a una monja o a un sacerdote con un coche  último modelo",  afirma Francisco. "El automóvil es necesario para hacer tanto trabajo, trasladarse de aquí para allá… pero usad uno humilde, SI tenéis uno lujoso, pensad en los niños que mueren de hambre… Acaso vosotros no sentís rechazo cuando veis a una monja o sacerdote que no es coherente". 
 
Y él empieza por dar el buen ejemplo. "Cuando viaja a Lampedusa para abrazar a los prófugos que llegan de África usa una camioneta Fiat puesta a su disposición por un católico que vive en la isla, mientras en Asís, la tierra de san Francisco emplea un pequeño Fiat Panda. Incluso cuando un sacerdote veronés le regala un Renault 4, el papa lo acepta, peor lo transfiere al museo de los automóviles papales."
 
Ante estos discursos y comportamientos, inusitados para un papa, son muchos los cardenales que, después de un desconcierto inicial, han mostrado alinearse con el nuevo Pontífice. En realidad, es una sintonía sólo de palabras y amplias sonrisas. Las ocurrencias sarcásticas que circulan entre ellos hace comprender el clima: "Han dejado la berlina en el garaje y ahora se desplazan en los pequeños utilitarios, el 500 o el Fiat Panda, pero siempre viven en los mismos palacios reales".
 
Basta comprobar dónde y cómo viven los purpurados que ocupan las posiciones más altas de la jerarquía para comprender dónde está la verdad. Y dónde van a terminar los euros destinados a la beneficencia. Son casas lujosas en el corazón de Roma, una realidad inimaginable para gran parte de los católicos, que provocaría la envidia hasta de las estrellas de Hollywood.
 
En los diarios se publicó la historia de la casa del cardenal Tarcisio Bertone que, tras unir dos apartamentos situados en el último piso del Palacio San Carlo en el Vaticano, hoy habita en una residencia de 600 metros cuadrados. Pero esta es la regla, no la excepción. Los cardenales de la curia residen en moradas principescas de 400, 500 e incluso 700 metros cuadrados.  Viven solos con algunas monjas misionera como secretaria, asistenta, cocinera y sirvienta, mejor si proviene de un país en desarrollo. Son apartamentos constituidos por salas de todo tipo: de espera, de televisión, de baño, de recibo de té, de oración, de archivo, del secretario, de biblioteca. Y, además, dormitorios, cocinas y bodegas. Residencias en edificios de fabulas, como el espléndido Palacio del Santo Oficio, detrás de la columnata de Plaza San Pedro, que se remonta al siglo XVI y durante un tiempo alojó al tribunal de la Inquisición.
 
 
 
urgente24.com
 
 
 
Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén