Imprimir esta página
Jueves, 06 Diciembre 2012 17:29

Los Pediatras abogan por liberar anticonceptivos para las niñas sin consentimiento paterno

 

 


El mismo esquema de pendiente resbaladiza es aplicado a en todos los cambios que reingeniería social está produciendo, porque advierten que el mecanismo funciona. Primero comienzan con un pequeño paso avisando que esto no significa un cambio grande, del que ellos no son partidarios tampoco. Y luego, cuando se asientan los cambios pequeños van por los cambios grandes.

Ahora van por las niñas, quieren que ya a esas edades comiencen a tomar anticonceptivos y sin consentimiento de sus padres. Estamos hablando de los Pediatras de EE.UU., pero sabemos que es una de las puntas de lanza para que luego se extienda por el resto del mundo.

Aparentemente sin preocupación alguna por la sensibilidad de algunos estadounidenses respecto a sus creencias morales o religiosas, la Academia Americana de Pediatría (AAP por sus siglas en inglés) recomienda que todos los pediatras aconsejen activamente a las adolescentes la “anticoncepción de emergencia”, incluso yendo tan lejos como recomendar que se les proporcione recetas y muestras gratis de productos, para asegurar que tengan las pastillas cuando las necesiten.

De acuerdo con una declaración de política publicada en línea por la Academia Americana de Pediatría, los miembros del grupo también instan a abogar por levantar todas las restricciones de edad para estos productos. Las actuales normas de la FDA (organismo de control de drogas de EE.UU.), limitan la anticoncepción de emergencia a las mujeres jóvenes de 17 años o mayores. Pero son demasiado restrictivas, argumenta la AAP.

“A pesar de una disminución significativa en las últimas dos décadas, los Estados Unidos siguen teniendo tasas de natalidad de las adolescentes significativamente más altas que otros países industrializados”, dice un resumen de la política. ”El uso de la anticoncepción de emergencia puede reducir el riesgo de embarazo si se usa hasta 120 horas después del coito sin protección o falla del método anticonceptivo, y es más eficaz si se utiliza en las primeras 24 horas”.

Al parecer, cualquier discusión acerca de la abstinencia y por qué tiene sentido para las adolescentes que aún no han madurado físicamente, así como la angustia potencial mental de soportar un embarazo a temprana edad o cualquier otra de las consecuencias innumerables del sexo en los adolescentes, han sido completamente abandonadas por otro institución “médica” americana.

Y permitir a jóvenes de 13 años de edad comprar drogas a base de esteroidessin previo conocimiento y el consentimiento de sus padres es una violación de los derechos de los padres y tampoco está en el mejor interés de los propios adolescentes.

La AAP señala que los productos como el Plan B, Plan B One-Step y Next Choice son los más eficaces para prevenir el embarazo si se toman dentro de las 24 horas de la relación sexual sin protección, aunque pueden funcionar si se toman hasta cinco días después.

La recomendación de que los médicos de niños sean proactivos en la entrega de recetas o productos anticonceptivos de emergencia reales a las adolescentes proviene de investigaciones que muestran que van a utilizar las píldoras si las tienen, dijo la Dra. Breuner, médico asistente en el Hospital Infantil de Seattle y profesora de pediatría en la Universidad de Washington en la Escuela de Medicina.

Ella dice que el objetivo es garantizar que a las adolescentes sexualmente activas se les anima a utilizar regularmente métodos anticonceptivos

Bill Albert, director principal de la organización Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo en Adolescentes añadió que parece que no hay “ninguna evidencia real para sugerir que hacer cercana la disposición de la anticoncepción a las adolescentes, o más fácilmente disponibles para las adolescentes, las aliente a comenzar a tener relaciones sexuales, o tener relaciones sexuales a una edad más joven, o tener más parejas sexuales“.

El Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos también hace suya la anticoncepción de emergencia sin receta médica, y recientemente emitió una declaración de la política de llamamiento para que todos los anticonceptivos orales se vendan sin receta médica.

Seguramente a pocos se le pasa por alto que esto es impulsado por el afán de lucro. La Big Pharma (la gran industria farmacéutica) paga por muchos de estos estudios que afirman los supuestos beneficios de proporcionar medicamentos que ellos fabrican a tantas personas como sea posible a costa de los contribuyentes. Esa búsqueda de renta es típica en la clase de capitalismo burocrático que ahora se ve dominando el espacio médico bajo el Obamacare.

Pero por supuesto, no todo el mundo cree que es en el mejor interés de los adolescentes entregar píldoras del día siguiente aunque sea sólo preventivamente.

Wendy Wright, vicepresidente de relaciones gubernamentales de la Familia Católica y el Instituto Derechos Humanos, elogió a Kathleen Sebelius secretaria de Servicios de Salud y Humanos por su decisión en diciembre pasado para mantener en práctica las normas que requieren receta médica para que las jóvenes adolescentes puedan obtener anticoncepción de emergencia.

Parte del problema con la simple entrega de medicamentos recetados es que parece que hay poca evidencia sobre si las adolescentes son lo suficientemente maduras como para utilizar estos productos. Además, ha expresado su preocupación acerca de qué tipo de protecciones existen para evitar que las niñas explotadas sexualmente puedan conseguir fácilmente dichos productos, teniendo en cuenta que algunas niñas empiezan a menstruar a los 10 años.

¿Y qué acerca de las enfermedades, como el SIDA, el herpes o la gonorrea?

Fuentes: Natural Health News, Population Research Institute, Signos de estos Tiempos