Imprimir esta página
Domingo, 09 Diciembre 2012 13:00

Sobre Chavez: "Si todo esto es cierto, el pronóstico es ahora muy malo"

4TA. OPERACIÓN DE CHÁVEZ

 

El médico Elmer Huerta, con más de 20 años de trabajo médico y 4 especialidades, atiende en el Washington Hospital Center, en Washington DC, tiene 3 programas diarios de radio y 3 programas de televisión semanales; y acaba de ser elegido Presidente de la Sociedad Americana del Cáncer, siendo el primer latino en llegar a esa posición en 95 años de historia de esa organización.
 
Él escribió sobre el cáncer de Hugo Chávez Frías (pero Huerta aclara sobre la base de sus análisis: "si es que todo lo que ha dicho el señor Chávez es cierto").
 
por ELMER HUERTA
 
WASHINGTON DC. El presidente venezolano Hugo Chávez acaba de anunciar que regresará a Cuba para operarse por cuarta vez. Esta será la tercera operación por cáncer y la segunda operación por una recaída. Lamentablemente, si todo esto es cierto, el pronóstico de la enfermedad es ahora muy malo para el señor Chávez y es posible que este sea el comienzo de la fase terminal de su cáncer.
 
La primera operación que tuvo Hugo Chávez fue el 9 de junio del 2010 y no fue una operación por cáncer, sino por una rara complicación del cáncer. Aparentemente, el tumor se infectó, formó pus y desarrolló lo que se llama un absceso pélvico. Es recién después de analizar el material extraído durante la operación que, para sorpresa de médicos y paciente, el análisis reveló que Chávez tenía un cáncer.
 
Todo el mundo pensaba que lo único que tenía el presidente era una infección. Es por esa razón que tuvo que volver a ser operado inmediatamente (30 de junio), y esta vez sí para operar radicalmente el cáncer y tratar de extirparle la máxima cantidad posible de tumor.
 
Posteriormente recibió quimioterapia de julio a setiembre del 2010, apareciendo en público con la cabeza rapada por el efecto de ese tratamiento. Durante esta época, el señor Chávez recibió altas dosis de cortisonas, por lo que durante los últimos meses del 2010 y primeros del 2011 se le notó muy subido de peso e “hinchado”, signos inequívocos del uso de cortisonas.
 
Luego de esos dos primeros tratamientos (cirugía radical y quimioterapia),Chávez entró en remisión de su enfermedad. Recordemos que en oncología se llama remisión a la respuesta que se obtiene después del tratamiento del cáncer. Las remisiones pueden ser completas (o sea que después del tratamiento desaparece todo signo del cáncer), como la que gozan otros presidentes con cáncer como Fujimori, Lula, Lugo, Rousseff y Santos; o remisiones parciales, en las que el cáncer no puede ser completamente erradicado después del tratamiento.
 
Por el hermetismo con que ha manejado su enfermedad, nunca se supo que tipo de remisión se logró en el caso de Chávez (solo él dijo alguna vez que estaba “limpio” de la enfermedad). Es muy probable que nunca haya tenido una remisión completa.
 
Primera recaída
 
Lamentablemente para él, el 26 de febrero del 2011 le detectan la primera recaída del cáncer en el mismo lugar de la operación inicial, por lo que fue nuevamente operado. Sus médicos le indicaron que reciba un tratamiento de radioterapia en el área operada.
 
El presidente Chávez recibió radioterapia en mayo del 2011 y en su momento dijimos que debido a la pronta recurrencia de la enfermedad, a menos de un año de haberse diagnosticado, esa radioterapia era más de tipo paliativa que curativa.
 
Después de la radioterapia, energizado con los esteroides y contra todos los vaticinios de sus enemigos políticos, el señor Chávez entró nuevamente en una remisión parcial de su enfermedad, remisión que le alcanzó sin embargo para hacer campaña electoral y ganar las elecciones el 7 de octubre pasado.
 
Segunda recaída
 
Pero ahora la cosa es diferente. La de hoy sería la segunda recaída o recurrencia de su enfermedad a solo 18 meses de haber sido diagnosticado. Esto hace que su condición sea de muy mal pronóstico.
 
Al parecer, el presidente Chávez sabe perfectamente la gravedad de su situación y por eso es que por primera vez ha mencionado en público a su posible sucesor político.
 
Cáncer terminal
 
Se define como cáncer terminal al momento en la evolución de la enfermedad en la que se espera la muerte del paciente en las próximas semanas o meses y se caracteriza por una o más de las siguientes condiciones:
 
1. Ya no hay respuesta a ningún tipo de tratamiento
 
2. Hay una marcada perdida de peso y el paciente desarrolla lo que se llama caquexia, la cual se define como el estado de extrema falta de apetito, fatiga, debilidad, baja de peso, desnutrición y atrofia muscular.
 
3. Múltiples metástasis o siembras de la enfermedad.
 
4. Marcada ictericia (color amarillo de la piel y la esclerótica [blanco de los ojos]), causado por las siembras del tumor en el hígado.
 
5. Necesidad de recibir dosis constantes y crecientes de medicinas contra el dolor.
 
6. Compresión de estructuras vitales por el tumor, compresiones que son imposibles de corregirse con una operación.
 
Según esa definición, en el caso de Chávez es posible que su enfermedad cumpla los siguientes requisitos para ser considerado terminal:
 
Número 1. Ya recibió todos los tratamientos aceptados por la ciencia: dos cirugías radicales, quimioterapia y radioterapia.
 
Número 5. Es posible que esté recibiendo dosis más constantes y frecuentes de analgésicos, pero obviamente no todavía en las dosis suficientes como para embotar su lucidez mental. Esta noche, en su anuncio, estuvo lúcido, orientado y con un buen hilo del pensamiento y del lenguaje; elementos que se alteran cuando un paciente recibe altas dosis de poderosos analgésicos.
 
En duda:
 
Número 3. Debido a que no se tienen informes oficiales, es muy difícil afirmar si tiene múltiples siembras o metástasis.
 
Número 6. Es posible que la operación a la que va a ser sometido tenga como intento “descomprimir” o liberar del cáncer a algunas vísceras internas para evitar complicaciones futuras.
 
No tiene todavía: Número 2 y número 4.
 
En resumen, si es que todo lo que ha dicho el señor Chávez es cierto, es posible que esta segunda recaída del cáncer, a solo 18 meses de habérsele diagnosticado la enfermedad, sea el comienzo de la etapa terminal de su cáncer. Si eso es así, en las próximas semanas y meses el presidente Chávez irá presentando un progresivo declive en sus facultades mentales, intelectuales y físicas (números 2 y 4 de la lista).
 
Probablemente nunca veremos (y ojalá que no veamos) Chávez en estado grave, pero lo que sí es indudable es que al hablar por primera vez en público de su sucesor, ha reconocido abiertamente, y también por primera vez en público, a su propia mortalidad.