Miércoles, 14 Septiembre 2016 09:42

‘La ideología de género busca disolver la familia y destruir el matrimonio natural’

 

El arzobispo de Caracas advierte sobre los peligros de esta corriente que “promueve un radical cambio cultural de la sociedad humana y es apoyada por poderosos organismos internacionales”.

 

El arzobispo de Caracas, Jorge Urosa, se une a los obispos que se han manifestado en contra de la ideología de género. Durante su intervención en el evento “Desafíos actuales para la familia”, el también Primado de Venezuela advirtió que la familia de hoy en día está siendo atacada.

Según recoge AciPrensa, Urosa señaló que “la ideología de género es una corriente cultural y política que sostiene que el sexo y la genitalidad –anatómicamente y fisiológicamente– no es lo importante ni determinante, sino el género, es decir, la actitud o el rol, algo subjetivo que la persona y la sociedad –la cultura– asuma o le induzca al individuo”. Asimismo, el arzobispo advirtió que esta corriente “hoy en día es activísima y pretende imponerse a través de la educación y las leyes”.

Explicó también que esta ideología “promueve un radical cambio cultural de la sociedad humana, propicia la práctica indiscriminada y sin límites morales de la sexualidad; va en la línea de la disolución de la familia, y de la destrucción del matrimonio natural o tradicional o heterosexual”.

El Primado de Venezuela quiso defender aquello que todavía muy pocos se atreven a hacer, y es que la ideología de género “quiere imponer una nueva sociedad y va frontalmente en contra de las enseñanzas morales de la Iglesia sobre la sexualidad, el matrimonio y la familia”. “Estos ataques -continuó- son apoyados inclusive por poderosos organismos internacionales y por grandes capitales”.

Refiriéndose a estos “ataques”, el cardenal hizo referencia al “llamado matrimonio igualitario”, un “supuesto matrimonio” entre personas del mismo sexo que según el arzobispo “no es natural, ni tradicional, ni aceptado en la mayoría de las culturas del mundo”.

A modo de conclusión, el arzobispo quiso recordar la firme postura del Papa frente a esta corriente, que -según indicó el Santo Padre en la exhortación postsinodal Amoris Laetitia -“niega la diferencia y la reciprocidad natural de hombre y de mujer. Esta presenta una sociedad sin diferencias de sexo, y vacía el fundamento antropológico de la familia”.

Por último, el arzobispo venezolano invitó a los fieles a “asumir el reto de afrontar ese gravísimo desafío a la Iglesia, a la sociedad y a la cultura mundial en general”, buscando “promover, defender y fortalecer la familia como un elemento fundamental para la felicidad humana y para la vida de la Iglesia”.

 

 

infovaticana.com