Sábado, 29 Octubre 2016 09:14

La policía sudafricana descubre docenas de bebés abortados almacenados en el congelador de un médico

 

El doctor ha sido detenido por conservar los cuerpos de los bebés que abortaba de manera clandestina. Y es que todos los facultativos que practican abortos en Sudáfrica son discriminados por los compañeros de profesión, por lo que prefieren perder su licencia y seguir realizando abortos ilegalmente.

 

La autoridades han descubierto una espantosa colección de partes de bebés abortados en un congelador para sanitarios, en Pretoria, capital de Sudáfrica. Un oficial de policía describió el escenario como una “autentica pesadilla” tras contabilizar, al menos, 22 cuerpos almacenados.

La policía investigaba a un médico, del que se desconoce la identidad, por realizar abortos ilegales y que además, estaban tan mal realizados que ponían en serio peligro a las madres. La alarma saltó con la llegada a un hospital de una mujer que había sido sometida a la operación.

El facultativo ha sido detenido por posesión de partes de cuerpos humanos y medicinas ilegales.

Este descubrimiento ha dejado en evidencia la realidad de los abortos ilegales que se realizan en el país y la incapacidad del gobierno y el Consejo de Profesionales de la Salud para controlar a los médicos a los que se les ha retirado la autoridad y licencia para ejercer.

En este país, el aborto es legal hasta las 20 semanas, pero tiene graves problemas con los abortos clandestinos. El presidente de la Asociación Médica de Sudamérica, Mzukisi Grootboom, explica que “no hay ninguna medida para acabar con esta práctica”.

Y añade que este es el motivo por el que en Sudáfrica, los médicos privados están mejor vistos y son mejor valorados que los médicos estatales, porque en muchas ocasiones los privados si realizan abortos pasados el límite legal.

Los médicos abortistas son discriminados por sus compañeros, por lo que prefieren perder su licencia y seguir realizando abortos

La ginecóloga del hospital de Mpumalanga, Eddie Mhlanga, sostiene según TimesLife que en su centro, por cada aborto natural que llega o realizan dentro de sus instalaciones, ingresan al menos a cinco mujeres a causa de las complicaciones de un aborto ilegal.

Mhlanga explica que otra de las razones por las que las mujeres acuden a los médicos privados para realizarse los abortos es porque “muy pocos centros públicos advierten de los servicios abortivos que se ofrecen”.

Añade que los médicos que están dispuestos a realizar abortos son discriminados por la dirección de los hospitales y sus compañeros, y eso las pacientes lo notan. “Algunos médicos son hostiles hacia las mujeres que acceden a someterse a un aborto”, explica la especialista.

Es por ello, que los médicos abortistas dejan de registrarse en el Consejo de Profesionales de la Salud y continúan realizando los abortos de manera clandestina. “Cuando el consejo no tiene registrados a los médicos no se puede emitir una queja sobre ellos. Es por esto por lo que los inspectores médicos trabajan y colaboran de manera muy estrecha con la policía”.

 

 

actuall.com