Martes, 07 Marzo 2017 07:52

La archidiócesis de Viena «enseña» que el sexto mandamiento presupone el derecho al divorcio

Y NO PROHÍBE TODOS LOS ACTOS SEXUALES FUERA DEL MATRIMONIO

La web de la archidiócesis de Viena incluye un estudio sobre la interpretación del sexto mandamiento del Decálogo, sacado de los cursos de teología de la propia archidiócesis, en el cual se asegura que dicho mandamiento garantiza el derecho al divorcio y no prohíbe la masturbación, la pornografía, la prostitución, etc.

 

(InfoCatólica) La fuente del estudio son los "Theologische Kurse", que son Cursos Teológicos de la Archidiócesis de Viena, y cuyo Scriptum del 2015 para Teología Moral fué elaborado por Univ.-Prof.in Dr.in Angelika Walser de la Universidad de Salzburgo. 

Reinterpretación de «No cometerás actos impuros»

Traducir el sexto mandamiento a nuestros días

Como el orden social del pueblo de Israel es completamente diferente del nuestro, la prohibición del adulterio hoy tiene que ser traducida siempre de nuevo a nuestros días, para que no pierda su relevancia. Durante largo tiempo, la tradición de la Iglesia ha relacionado esta prohibición con todo lo referente a la sexualidad y ha valorado todos los actos sexuales fuera del matrimonio como pecado mortal. Una interpretación así no resiste ni a los resultados de la exégesis ni a la lucha de la ética teológica por una valoración diferenciada.

Ninguna desvalorización de la sexualidad

En su formulación textual original, el sexto mandamiento no pretende ni una desvalorización general de la sexualidad ni fundamenta una prohibición global de actos como masturbación, pornografía, prostitución, etc. No se presta ni siquiera sin más para fundamentar la indisolubilidad del matrimonio, sino que más bien presupone un derecho del divorcio, que en Israel también lo hubo.

 

 

infocatolica.com