Viernes, 10 Marzo 2017 08:13

Lo que las feministas no denuncian: los talibán lapidan a una mujer por adulterio en Afganistán

Lo que las feministas no denuncian: los talibán lapidan a una mujer por adulterio en Afganistán Mujeres con burka pasean por Afganistán

Las autoridades afganas han informado de que la mujer fue condenada a muerte por adulterio, mientras que el hombre con el que mantenía relaciones fue latigado. Los talibán han ejecutado a numerosas mujeres en los últimos años tras acusarlas de adulterio.

El pasado miércoles se celebró el Día Internacional de la Mujer, jornada, como era de esperar, tomada por el feminismo y en la que no faltaron insultos a los hombres e incluso ‘procesiones’ de marcado carácter ofensivo contra los sentimientos religiosos de los católicos. 

No supone una novedad la obsesión de las feministas con la Iglesia católica. Curiosamente esta circunstancia no se hace extensible a otras religiones como la islámica. Países de mayoría musulmana como Afganistán no son objeto de crítica del lobby feminista, y eso que allí los derechos de las mujeres son pisoteados a diario.

 

El último ejemplo conocido ha sido la lapidación de una mujer a manos de los talibán en la localidad de Wardoj, ubicada en la provincia de Badajshán, en el noreste de Afganistán. A finales de diciembre una mujer fue decapitada después de que mantuviera un enfrentamiento verbal con varios talibán

El jefe administrativo de Wardoj, Mohamad Jawar, ha detallado que la mujer fue condenada a muerte por adulterio, mientras que el hombre con el que mantenía relaciones fue latigado, según ha informado la agencia afgana de noticias Jaama Press.

El divorcio desde el extranjero

Los talibán han ejecutado a numerosas mujeres en los últimos años en las zonas del país que tienen bajo su control tras acusarlas de adulterio.

A finales de diciembre los insurgentes ejecutaron por decapitación a una mujer en una aldea de la provincia de Sar-e-Pul (norte) después de que mantuviera un enfrentamiento verbal con varios talibán.

Apenas unos días antes, los talibán habían ejecutado en la provincia de Badghis (noreste) a una mujer que se había vuelto a casar tras un divorcio.

El primer esposo de la mujer aceptó el divorcio desde el extranjero, si bien apeló ante un tribunal de los talibán a su regreso al país. Los talibán achacaron lo ocurrido a una “disputa familiar”.

 

actuall.com