Lunes, Agosto 03, 2020

Política de Estado


Lunes, 04 Septiembre 2017 00:59

Cruda realidad / El cardenal Sarah recuerda que amar a los homosexuales es decirles la verdad

El cardenal africano, prefecto para la Disciplina de los sacramentos, explica en The Wall Street Journal, como pueden los católicos acoger a los creyentes LGTB. Y lo hace desde la caridad… y desde la verdad.

 

“Es precisamente porque la Iglesia ama con el corazón de Cristo por lo que quiere que conozcamos la verdad, aun cuando puede ser dura de oír. Quienes hablan en nombre de la Iglesia debe ser fieles a las enseñanzas inmutables de Cristo porque solo viviendo en armonía con el designio creador de Dios encontramos plenitud y felicidad profundas y duraderas”.

Dios bendiga al Cardenal Robert Sarah.

Actuall depende del apoyo de lectores como tú para seguir defendiendo la cultura de la vida, la familia y las libertades.

Haz un donativo ahora

En una tribuna publicada en el diario norteamericano The Wall Street Journal (‘Cómo pueden los católicos acoger a los creyentes LGBT’), el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos no se limita a recordar que el amor es incompatible con la mentira en lo que hace a la actitud de los creyentes con respecto a los homosexuales, sino que pone el dedo en la llaga de una plaga que está minando el discurso público en todo tipo de cuestiones y forzando decisiones públicas que, basadas en una ‘compasión’ deformada, acaba desembocando en los resultados más crueles.

El truco de la corrección política es confundir la ‘empatía’ hacia alguien con la aceptación de todos sus actos

El truco diabólico de la llamada ‘corrección política’ es precisamente ese: confundir la ‘empatía’ hacia alguien con la aceptación de todos sus actos.

O, dicho de un modo más clásico, la incapacidad para distinguir entre el pecador y su pecado, de forma que podamos amar incondicionalmente al primero y aborrecer el segundo.

No debería ser difícil, y se entenderá sin problemas recurriendo a una analogía física en esta generación obsesionada con la salud: nadie que tenga un amigo alcohólico celebrará su alcoholismo ni le animará a seguir con su adicción, salvo que sea un falso amigo más interesado en ganarse el favor de la persona que en ayudarle.

La añagaza, pues, consiste en difuminar la tajante separación entre la persona y sus tendencias y actos.


No es difícil de hacer, porque la verdad es a menudo irreductible a fórmulas simplistas y a consignas biensonantes. Es más como una espada que separa, es decir, que discrimina, verbo condenado donde los haya.

Es lo que hace el cardenal cuando afirma en su tribuna: “En su magisterio sobre la homosexualidad, la Iglesia distingue cuidadosamente tres cosas:

  • La persona, que es siempre buena porque es hija de Dios;
  • La atracción homosexual, que no es pecaminosa si no se consiente ni se actúa sobre ella, pero que no está, sin embargo, en armonía con nuestra naturaleza humana;
  • Y las acciones homosexuales, que son gravemente pecaminosas y tremendamente nocivas para el bienestar de la persona humana.

Y concluye: “Quienes se identifican como miembros de la comunidad LGBTQ tienen derecho a esta verdad en la caridad, especialmente por parte del clero que que habla en nombre de la Iglesia sobre este asunto complejo y espinoso”.

Las presiones que sufre la Iglesia católica para que renuncie a toda su doctrina sobre cuestiones sexuales son abrumadoras, en algunos casos lindando con la represión legal al convertir en ‘discurso de odio’ el hecho de que un sacerdote se limite a exponerla.

Lo que no entienden quienes, de mejor o peor fe, creen que se trata de un paso inevitable para que la Iglesia siga siendo relevante en el mundo moderno es que el caso es absolutamente el contrario: si los creyentes nos limitamos a seguir los caprichos del mundo y sus cambiantes dogmas morales, la Iglesia se volvería innecesaria por redundante, un mero vehículo de ritualización pintoresca de los editoriales de El País.

De hecho, ni siquiera aceptar in toto el dogma LGBTQ sería en absoluto el final de la carrera, porque el principio erróneo de la empatía, el que confunde el bien de la persona con lo que hace y siente, seguiría actuando y obligando a concesiones sin fin.

Ha habido muchas civilizaciones no cristianas en el planeta; ninguna de ellas se ha fundado sobre la idea de que todas las inclinaciones deben ser permitidas

Pero no es una cuestión exclusivamente religiosa; un escéptico honesto y capaz de razonar desapasionadamente puede ver que este principio no solo no tiene fin, sino que conduce a resultados sociales cada vez más incompatibles con la supervivencia de esta sociedad, de cualquier sociedad imaginable.

Hay y ha habido muchas civilizaciones no cristianas en el planeta; ninguna de ellas se ha fundado sobre la idea de que todos los deseos deben ser satisfechos y todas las inclinaciones, permitidas y aun celebradas y aplaudidas. Porque el final de esa fantasía colectiva es invariablemente la extinción.

 

actuall.com

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén