Viernes, 29 Marzo 2013 09:22

La mayoría de los ancianos no está en condiciones de dar su consentimiento voluntario para la eutanasia


Las personas no suelen ser autónomas.
La eutanasia está ganando terreno en el mundo, y la pendiente resbaladiza está llevando a muchos a pedir la libertad de morir cuando lo deseen, apelando a su autonomía en las decisiones, en situaciones intolerables, para obtener una muerte digna según ellos. Pero  éste es un argumento más efectista que real. Porque muchos ancianos no están en condiciones de dar su consentimiento libre y soberanamente para morir, porque su debilidad social, psicológica, física, económica, etc. los hace fácilmente manipulables.

Para poder hablar de eutanasia lo primero que hay que hacer es definir el término. Eutanasia procede del griego eu (bien, bueno) y thanatos (muerte), que se puede entender como agonía serena o muerte dulce. En sentido más técnico sería “muerte sin sufrimiento ocasionada a quien padece una enfermedad incurable o dolorosa”.

Las razones para permitir o no la eutanasia se están discutiendo en todo occidente en este momento, en un intento de abrir una puerta para el suicidio..

ARGUMENTOS A FAVOR DE LA EUTANASIA

 

Los siguientes argumentos a favor de la Eutanasia son los que se manejan más vulgarmente:

· Tengo un derecho a disponer de mi propia vida, y puedo reivindicar la autonomía como parte integral de la dignidad humana y expresión de ésta.

· Una vida que en determinadas condiciones es indigna, la imagen que proyecto ante los seres cercanos puede ser considerada como humillante e indigna.

· ¿Por qué aceptar una forma de existencia en circunstancias limitadísimas, sacrificando, en cierta forma, a parientes y amigos?

· Así como se tiene un derecho a vivir con dignidad, ¿por qué no tener un derecho a morir dignamente?

· No debe intentarse prolongar la vida cuando ésta no se pueda vivir, haciendo del paciente no un ser humano, sino un caso clínico interesante (como ocurre en los hospitales universitarios actualmente)

· Podría institucionalizarse unos derechos no sólo del paciente terminal, sino de la familia en sí.

· ¿Es justo morir de un modo tan doloroso?

EL CONSENTIMIENTO INFORMADO

 

Un argumento predilecto de los propulsores de la eutanasia es que hay que dejar a las personas que libre y soberanamente puedan decidir si seguir con sus vidas o terminarlas, ante situaciones de mucho dolor y sufrimiento.

El respeto por la autonomía fue el tema de una fuerte defensa para su legalización en Australia en la Revista de Derecho y Medicina por Margaret Otlowski y Lorana Bartels en 2010. Llegaron a la conclusión de que

“en una sociedad secular con una población que envejece” la legalización es inevitable.

Admitiendo que se adjudica algún derecho o permiso especial a la persona para terminar con su vida, esta posición parte de la base de considerar la autonomía de la persona para tomar decisiones siempre como total, o sea que la enfermedad, la vejez, o las condiciones psicosociales de la persona no le afectan de un modo tal, que desaparecidas esas circunstancias, el individuo tomaría la misma decisión de quitarse la vida.   

ES FALAZ EL CONSENTIMIENTO VOLUNTARIO

 

Jeremy Prichard, un criminólogo de la Universidad de Tasmania ha dado una enérgica respuesta sobre el consentimiento voluntario. Duda de que muchas personas en la comunidad sean capaces de dar su consentimiento total y voluntario para acabar con sus vidas.

El autor sostiene que la creciente prevalencia de maltrato a personas mayores sugiere que las personas de edad pueden ser fácilmente manipuladas:

“Estos procedimientos pueden ser seguros para personas conectadas socialmente, económicamente independientes, con una gran autonomía y auto-eficacia”, escribe,

pero “las circunstancias pueden ser completamente diferentes para 

-pacientes aislados con baja auto-eficacia,

-que representan una carga no deseada a sus cuidadores,

-y donde algunos de los cuales se beneficie económicamente de la muerte del paciente (aunque sólo sea en una reducción de la presión financiera)“.

LA PRESIÓN SUTIL

 

A veces la petición de eutanasia puede ser verdadera, pero ha sido motivada por una presión sutilLos cuidadores pueden fácilmente convencer a un paciente que la muerte es la mejor opción para todos. El Dr. Prichard cita algunas anécdotas preocupantes de la investigación en el cuidado de ancianos en Tasmania. En uno, una mujer describe cómo ella es tratada por su marido:

“Tengo apoplejía desde hace unos años, soy absolutamente incapaz de hacer algo por mí misma… [Mi marido] se molesta porque tengo que ir al baño todo el tiempo y que me tiene que ayudar. … A su manera egoísta, él se preocupa por mí también, pero es muy desagradable, es un verdadero viejo gruñón desagradable, que no le gusta a nadie a su alrededor… Habla todo el tiempo que estará muy bien cuando se muera y yo digo ‘bien ¿qué debo hacer?’ Él dice: ‘Sólo espero por mi tiempo date prisa’. Esa es mi vida… No puedo conseguir a nadie para cuidar de mí después.”

Muy poca investigación se ha realizado sobre las presiones que podrían ser ejercidas en las personas mayores y discapacitadas.

“La investigación sobre los riesgos de la eutanasia voluntaria o suicidio asistido por un médico está en su infancia”, escribe. “Por lo que este artículo pudo determinar, sólo un estudio cualitativo ha investigado los problemas de la presión sobre los pacientes para acceder a la eutanasia voluntaria o el suicidio asistido por un médico.”

 

Fuentes: Mercatornet, Signos de estos Tiempos
http://forosdelavirgen.org

URL del artículo: http://forosdelavirgen.org/60626/la-mayoria-de-los-ancianos-no-esta-en-condiciones-de-dar-su-consentimiento-voluntario-para-la-eutanasia-2013-03-29/

URLs includas en esta entrada:

[1] Imagen: http://forosdelavirgen.org/wp-content/uploads/2013/03/consentimiento-informado.jpg

[2] Imagen: http://forosdelavirgen.org/15787/sumario-de-noticias-de-signos-de-estos-tiempos/