Sábado, Diciembre 07, 2019

Política de Estado



Marcelo Torcuato de Alvear 1922 - 1928

 

Máximo Marcelo Torcuato de Alvear (4 de octubre de 1868, ciudad de Buenos Aires - 23 de marzo de 1942, Don Torcuato, Provincia de Buenos Aires) fue un abogado, político argentino, que se desempeño como embajador en Francia, diputado y presidente de su país entre el 12 de octubre de 1922 a la misma fecha del año 1928, su presidencia

duró seis años.

Su gobierno estuvo marcado por el avance automotor en la Argentina, la exitosa explotación petrolera, la absoluta ausencia de conflictos y el crecimiento económico, demostrado en el gran aumento del PIB por habitante, cuyo índice para el año 1928 alcanzó el puesto sexto entre los más altos del mundo. Fue el último descendiente de la saga de dirigentes políticos de la familia Alvear.

Sea durante su presidencia o al presidir la UCR durante la década infame, Alvear tuvo un perfil legalista, ante los pedidos de intervención de provincias por parte de sus correligionarios, contrariamente a Hipólito Yrigoyen.

Alvear fue el líder de la facción "antipersonalista" de la UCR, en oposición a la figura carismática de Yrigoyen; al morir este último, Alvear se convirtió en líder de la UCR, durante la década infame. Fue candidato a la presidencia junto a Enrique Mosca en 1937, pero debido al fraude ganó el candidato Roberto Marcelino Ortiz.

Orígenes de la familia Alvear

El personaje más remoto y destacable del que se puede saber de la familia Alvear, es Diego Estanislao de Alvear Ponce de León, de origen español nacido el 13 de noviembre de 1749, en 1770 llegó a ser brigadier general de la Real Armada Española.

En 1804 cuando se encontraba regresando a España en un barco con toda su familia, buques ingleses atacaron su barco, fallecieron todos en el episodio, excepto él y Carlos María de Alvear, años más tarde, este último se caso con una andaluza y tuvo diez hijos, el quinto fue Torcuato nacido en Montevideo en 1822.

En 1854 Torcuato contrajo matrimonio con Elvira Pacheco, hija del general Ángel Pacheco. Máximo Marcelo Torcuato de Alvear nació producto de ese matrimonio el 4 de octubre de 1868, en Buenos Aires, era el menor de siete hermanos (tres de ellos fallecieron en plena infancia) sus hermanos se llamaban Carmen, Ángel y Carlos.

Durante su juventud perteneció a la aristocracia porteña y nunca trató de disimularlo, hecho que lo diferenció del carácter popular de Hipólito Yrigoyen.

Un radical de alcurnia

La juventud que tuvo Alvear fue la típica de un joven de la oligarquía, frecuentaba los distintos circuitos de la noche porteña, los cuales iban desde los respetables teatros del centro de la ciudad de Buenos Aires a lugares de encuentro de dudosa reputación.

Ingresó al Colegio Nacional de Buenos Aires en el año 1879, sus estudios eran muy irregulares, terminó segundo y tercer año sólo en 1881, dos años después el cuarto y quinto, concluyendo sus estudios en 1885, pero había terminado el bachillerato en el Colegio Nacional de Rosario. En febrero de 1886 solicitó al doctor Manuel Obarrio, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires, que lo matriculase como estudiante regular para estudiar Derecho.

En ese mismo año fracasó en Introducción al Derecho, apenas logró ser aprobado en Derecho Internacional Público. Fue rindiendo las materias con regularidad, sin aplazos y con altas calificaciones, sobre todo en los cursos sobre Derecho Civil.

El joven Alvear junto a sus compañeros de estudio y amigos, entre los cuales más tarde serían futuros políticos radicales como José Luis Cantilo, Fernando Saguier y Tomás Le Breton, integraban un grupo con cierta fama, empeñada en producir alborotos públicos, algunos de esos alborotos terminaron con algunos de los integrantes del grupo en la cárcel.

Alvear no tenía muchos amigos de su misma clase económica, pese a que el era un aristócrata, no se juntaba con gente de su misma clase.

Finalmente en 1891 obtuvo su diploma, apenas un año después del fallecimiento de su padre.

El aristócrata revolucionario

En junio de 1890 se produjo la Revolución del Parque, una rebelión en Buenos Aires, la cual se había ideado en la reunión realizada en el Jardín Florida. Este levantamiento civil produjo el renunciamiento del presidente Miguel Ángel Juárez Celman, reemplazado por el vicepresidente Carlos Pellegrini, si bien Alvear tuvo una participación relevante en las revoluciones de 1893 y 1905, siempre se mantuvo en el anonimato.

Fue en vísperas de esta revolución cuando Alvear entró en contacto con Hipólito Yrigoyen, más precisamente cuando se estaba buscando un jefe de policía para Capital Federal. Aristóbulo del Valle propuso a un pariente de Alem, quién había sido comisario, Yrigoyen entró en contacto con Alvear, y otras personalidades del civismo como Le Breton, Apelláriz y Senillosa.

Alvear e Yrigoyen se siguieron viendo en el Café de París y en reuniones de comités. Yrigoyen siempre conservaría un especial aprecio por Alvear, inclusive en los últimos años de vida del peludo, cuando años atrás ambos dirigentes radicales estaban enfrentados. El joven Marcelo comenzó a organizar comités, participó en revoluciones, recorrió el interior del país para realizar giras, planifico reuniones y acciones de propaganda.

Este tipo de vida política era excepcional para un joven con su origen social. Los firmantes de los sucesivos encuentros de 1889 y de los años inmediatamente posteriores fueron también miembros de familias más tradicionales, quienes se empezaban a lanzar a la acción política.

Alvear fue un importante organizador del miting en el Jardín Florida, hecho acontecido el 1 de septiembre de 1889, reunión que ayudó a dar a conocer el nombre de Leandro N. Alem para la juventud porteña. Alvear se encargó de la organización del evento, el cual tuvo gran concurrencia.

Inmediatamente después de la reunión en el Jardín Florida, Alvear comenzó a trabajar como secretario de Alem, en el partido recién fundado Unión Cívica en 1890. A su vez fue Vocal y luego Presidente del Club del Socorro, miembro de la Comisión Directiva de la Unión Cívica y secretario del Comité Nacional.

Cuando se produjo la división de la Unión Cívica a mediados del año 1891, Alvear eligió quedarse del lado de Leandro N. Alem, y firmó el manifiesto de 2 de julio de 1891, el acta fundacional de la Unión Cívica Radical. En el citado año, Alvear acompaño al caudillo radical en una gira por el interior del país para lanzar la fórmula Bernardo de Irigoyen-Juan M. Garro.

Además de ser la primera vez que Alvear salió de Buenos Aires, el joven aristócrata vivió el delirio popular de la gente en los actos políticos, como también amenazas de agresiones hacia los dirigentes radicales. Fue en Jujuy donde trabó amistad con Remigio Lapo y Delfor del Valle.

La gira terminó cuando el 2 de abril de 1892 la policía detuvo a todos los dirigentes radicales presentes, Alvear es apresado por primera vez en su vida. Primero fue confinado en la corbeta La Argentina, después lo trasladaron a la cañonera Paraná, junto a Juan Posse, Julio Arraga y Celindo Castro.

Una vez que fueron trasladados al pontón Rossetti, donde se encontraban apresados todos los dirigentes radicales, incluyendo a Alem, los presos fueron deportados a Montevideo. El 27 de mayo regresó al país.

En las elecciones de gobernador de Buenos Aires que se desarrollaron en 1892, el Comité de la provincia de Buenos Aires le había encomendado la dirección del partido en Chacabuco. En seguida, Alvear comprobó que existía un 'arreglo' entre el comisario y el caudillo conservador. El dirigente radical se dirigió a la comisaría, cuenta Félix Luna en Alvear:

- No le haga caso, comisario...

Pero el joven delegado [Alvear] se hace respetar. Se quita su chalina de vicuña y golpea con ella el rostro del insolente.

- ¡Fuera de acá...! ¡Fuera de acá...! -repite, rojo de ira, llevándolo hacia la puerta, mientras la mano izquierda, en el bolsillo del saco, se cierra firmemente sobre un innegable revólver.

- Calma, doctor... Tranquilícese, doctor... -es lo único que atina a decir el comisario, mientras Marcelo hecha a ponchazos y empujones al entrometido.

Y cuentan las crónicas locales que esa vez en Chacabuco, no hubo fraude...

En 1899 Alvear partió hacia Europa en el más prolongado viaje de los numerosos que realizó. Poco antes de esto había conocido a la notable cantante portuguesa de ópera Regina Pacini. Al parecer, después de cortejar a Regina sin éxito, Alvear decidió ir tras la artista llegando a seguirla por toda Europa.

Finalmente se casaron un sábado 29 de abril de 1907 en la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación (construida en 1567 en el Chiado), en el barrio de Lisboa, se casaron a las siete de la mañana, 8 desde aquel momento, gracias a la herencia millonaria que poseía Alvear, el matrimonio vivió sin ocupación conocida.

Regina tuvo un papel cultural destacado durante la presidencia de su esposo, ella había nacido en Rua de Loreto, Portugal, tenía ascendencia italiana y andaluza. El matrimonio Alvear-Pacini residía en una finca situada en París, adonde se mudaron varios familiares de él. Alvear había heredado tierras en Pacheco y San Isidro: tres estancias, ganado y mucho dinero. Hasta llegar a dedicarse a la política, vivió de estos bienes, los cuales se fueron vendiendo poco a poco.

Fue uno de los competidores en una de las primeras carreras de automóviles en Argentina, celebrada el 16 de noviembre de 1901. Primero habían corrido siete coches, ganando la carrera Juan Cassoulet con un Rochester a vapor, a una velocidad de 73 Km/h. Pero Alvear compitió en la segunda carrera, únicamente corriendo contra el Barón Aarón de Anchorena, en una contienda de tres mil metros, Alvear salió victorioso.

Fue diputado por la ciudad de Buenos Aires entre 1912 y 1916. Los dibujantes caricaturizaban a Alvear como una persona muy grande sentada de costado, aparentemente esto era cierto. Otras personas en el recinto legislativo decían de que cuando Alvear se sentaba en su banca de diputado, tenía que sentarse de tal forma de poner sus piernas al costado, ya que había desarrollado un enorme físico durante su juventud, al practicar todo tipo de deportes.

En 1917 cuando ya había dejado —el año anterior— la actividad parlamentaria, Hipólito Yrigoyen le ofreció la tarea de Embajador en Francia, cargo que ejerció entre los años 1917 y 1922. De hecho, cuando Alvear ganó las elecciones presidenciales, se encontraba en Francia.

Hacia la presidencia

Tras el primer gobierno radical de Hipólito Yrigoyen, se planteaba el problema de la sucesión presidencial. Ante las disputas en el seno del partido, en marzo de 1922 la Convención Nacional de la UCR, con el aval de Yrigoyen, resuelve dar apoyo a Alvear, en ese momento embajador en Francia. Alvear pertenecía a la facción más conservadora de la UCR, de origen social patricio y terrateniente, y con pocos vínculos con la base popular del partido.

Con el decisivo apoyo de Yrigoyen, a pesar de tener marcadas diferencias ideológicas y de estilo, Alvear triunfa sobre los conservadores en las elecciones del 2 de abril de 1922, y accede a la presidencia ganado con el 47,5% de los votos, o sea 419.172 votos. La radio argentina trasmitió la ceremonia del traspaso del mando, por primera vez en la historia Argentina se escuchó la voz de un presidente por radio.1 Yrigoyen y sus correligionarios habían designado a Alvear como candidato con la intención de manipularlo, pero esto no fue posible.

En el viaje de regreso de Francia a Argentina a bordo del buque francés Massilia, Alvear visitó varios países europeos e hizo escalas en Río de Janeiro (Brasil) y Uruguay, aceptando invitaciones en su carácter de presidente electo. En septiembre retornó a la Argentina; a su llegada fue recibido por su predecesor, con quien se abrazó en la cubierta del barco que lo traía de regreso.

Presidencia (1922-1928)

Marcelo Torcuato de Alvear asumió la presidencia de Argentina el 12 de octubre de 1922, pero su gabinete provocó una mala impresión entre muchos radicales, ya que casi ninguno de los ministros era amigo del ex presidente, aunque se trató, en todos los casos, de personalidades destacables.

Ciertos nombramientos de ministros resultaron sorpresivos, como fue el caso del almirante Manuel Domecq García, ferviente represor de las manifestaciones en huelga durante el gobierno de Yrigoyen, como así también el nombramiento del general Agustín Justo.

Política económica

Su periodo de presidencia comenzó justo cuando terminaba la crisis mundial de la posguerra, lo cual permitió mejorar la economía y las finanzas sin mayores contratiempos. La economía argentina alcanzó durante su gobierno la situación más próspera que jamás haya tenido en su historia, debido principalmente a un favorable frente externo, con la reactivación posterior a la Primera Guerra Mundial.

En este período, el gobierno de Alvear se centro en las políticas agroexportadoras, en carnes y cereales. Hubo un gran crecimiento en las áreas sembradas con cereales, como en el caso de la pampa húmeda.

Además del crecimiento en el agro, también se propago el desarrollo industrial, instalándose en 1922 la primera planta de producción automotriz Ford de Latinoamérica, con una inversión de 240.000 dólares para la construcción de la misma.

Tan solo un año después, la estatal YPF instalo el primer surtidor de nafta, en la esquina de Bartolomé Mitre y Rosales, en la ciudad de Buenos Aires. En 1925 salió a la venta el popular Ford T, a los dos años la producción llegó a las 100.000 unidades.

En 1923 Hampton y Watson alquilaron un galpón en la calle Garay 1, y al año siguiente comenzaron a producirse las primeras unidades del modelo Doble Phaeton, por General Motors Argentina.

Durante la gestión de Alvear, fue muy notable el crecimiento del parque automotor, tanto por la fabricación de los automotores como por la importación: en 1920 el mismo era de 48.000 unidades, un promedio de 187 habitantes por automotor, para 1930 aumentó a 435.822 unidades, a un promedio de 27,6 habitantes por automotor.

Ejemplo del crecimiento automotriz fue la producción de Ford: logró vender a los nueve meses de abrir su planta, un total de 6.663 unidades.

A partir del año 1925 se registro un grandísimo aumento en las inversiones extranjeras provenientes de los Estados Unidos, se realizaron a través de las empresas relacionadas con la industria frigorífica, con las organizaciones de distribución y producción de energía, y de bienes de consumo.

Esta "invasión" repentina de capitales estadounidenses provocó una competencia con los capitales provenientes del Reino Unido, aquella rivalidad se vio reflejada en áreas tales como los transportes (entre los productos automotores exportados de Estados Unidos y los ferrocarriles ingleses).

Pero también se agudizo la competencia con empresas frigoríficas vinculadas con estos dos países. Estos conflictos llevaron al deterioro de las relaciones con los ingleses. Aunque estos acontecimientos empezaron en aquel año, ya en 1923 prediciendo estos inconvenientes, el presidente Alvear creó un frigorífico nacional (más tarde sería conocido con el nombre de Frigorífico Lisandro de la Torre), para acabar con los manejos que existían en los frigoríficos extranjeros.

Política laboral

Se sancionaron leyes de previsión social como la ley n.º 11.289 en 1923; aunque significó un avance hacia la jubilación universal y obligatoria, más tarde en 1925, la Unión Industrial consiguió anularla, argumentando que sería muy costoso mantenerla. El movimiento obrero también se quejó de ella, ya que no querían que se descontara de sus salarios el 5% correspondiente a los aportes obreros.

La ley n.º 11.371 sancionada en 1924 reglamentó el trabajo de mujeres y menores en Capital Federal y en los Territorios Nacionales, la ley n.º 11.278, del año 1925 reglamentó el pago de los salarios.17 18 En 1926, la ley que declara feriado el Primero de mayo, enviada al Congreso por el poder ejecutivo en 1924, no recibió sanción legislativa. El texto decía que era: "deber de los poderes públicos propender a que sea día sereno y auspicioso, de solidaridad social y paz espiritual", bajo la forma de Día del Trabajo reconocido por el Estado, enlazaba la conmemoración obrera con la fecha de sanción de la Constitución de 1853.

Además, se promulgaron: la ley que combate a los "trusts", la que controla el comercio de carnes (controles como precio máximo y mínimo de venta, control de transacciones del ganado vacuno), para evitar los vales, comunes en el interior. También se sancionaron leyes previsionales, como la jubilación para los bancarios y maestros, se creó la Caja de Previsión Social para jubilaciones a empleados y obreros, identificación de mercancías de industria argentina, pagos de sueldos obligatoriamente en moneda nacional (para evitar el uso de vales de cambio) e impuestos a las herencias. En el año 1924 se aumentó la jubilación de los maestros, antes la misma era muy baja. Se reguló el cierre de los comercios a las 20:00.

Durante su presidencia y con motivo de la finalización de la guerra se reactivó el flujo de inmigración hacia la Argentina. Desde 1924 a 1929 entraron al país casi dos millones de personas, de las cuales quedaron radicados en el país 650.000.
En 1924 hubo grandes huelgas y protestas obreras por el veto de la ley que extendía la jubilación a amplios sectores de trabajadores. En abril de ese año la Unión Sindical Argentina (USA), organizó una gran huelga general, pero como no había sido apoyada por los anarquistas ni por los socialistas, la huelga se convirtió en un fracaso.

Aunque fueron escasos los conflictos y las crisis, sí existió una profunda crisis en la industria azucarera tucumana, la que desembocó en que los cañeros (amparados por la Federación Agraria Argentina) emprendieran una huelga a la que se sumaron los obreros de los ingenios y que incluyó el asalto a trenes de carga, cañaverales e instalaciones industriales. Al año siguiente,

Alvear intervino a través de un laudo, que estableció un precio promedio de venta de la caña al ingenio, e instituyó un organismo provincial para resolver los conflictos de allí en adelante. El resultado fue apreciado como abiertamente favorable para los cañeros. Durante sus giras políticas en la década de 1930, esta política la tomaría como ejemplo de justicia social.

Pese a que en las elecciones de diputados nacionales de 1926, el yrigoyenismo logró ganar en los distritos más importantes, el Congreso pudo sancionar con éxito varias leyes, entre ellas se encontraban: la que reglamenta el trabajo nocturno en las panaderías, la que reconoce los derechos civiles de las mujeres, la que deja sin efecto la reglamentación sobre jubilaciones (expresada anteriormente), la de profilaxis de la lepra, la que regula la actividad de las sociedades cooperativas, la que destina una importante suma para renovar el armamento naval,21 la que dispone un nuevo enrolamiento general y el Registro electoral.

Política internacional

En el año 1924 se realizaron festejos y agasajos oficiales, con motivo de la visita al país del príncipe heredero del trono de Italia, Humberto de Saboya. La visita del príncipe de Italia produjo un sobrepaso en los gastos previstos para el recibimiento. El monto total fue alrededor de 500.000 pesos.

Víctor Molinas le comunicó al Presidente que se habían pasado en el monto. Molinas quiso pasar el gasto a rentas generales, pero no obstante, el mismo Alvear fue quién pago el medio millón de pesos, gracias al loteo y venta de parte de sus tierras heredadas de Don Torcuato.

Con motivo del Centenario de la batalla de Ayacucho, en 1924 el gobierno argentino mandó una delegación a Perú. Fue el ministro de guerra, el General Agustín P. Justo, junto a (entre otros), el poeta Leopoldo Lugones.

El 24 de marzo de 1925 vino a la Argentina el científico Albert Einstein junto a su esposa Elsa, se hospedó en el país durante exactamente un mes, ya que partió del país el 24 de abril, si bien no hay registros ni testimonios que se haya entrevistado con el Presidente, es un hecho destacable que Einstein haya arribado a la Argentina, durante este periodo prospero de la historia argentina. La visita histórica connota el buen estado del país en aquel momento.

Einstein quien ya era mundialmente conocido por su Teoría de la Relatividad, vino al país por una invitación de la Universidad de Buenos Aires y la Sociedad Hebraica Argentina. Durante su visita brindó doce conferencias, la gran mayoría para explicar su nueva teoría.

En el año 1925 Alvear se entrevistó con el presidente de Chile Arturo Alessandri, el 17 de agosto arribó a Argentina el príncipe de Gales, Eduardo de Windsor, heredero de la corona británica.

Política petrolera

Una de las primeras acciones del gobierno de Alvear fue nombrar al general Enrique Mosconi como Director General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF). Con el apoyo gubernamental este impulsó el crecimiento de YPF con el objetivo de alcanzar el autoabastecimiento de petróleo, vital para el desarrollo autónomo del país, y promovió medidas tendientes a disminuir la competencia de empresas extranjeras.

En 1924 se promulgaron los primeros decretos que restringían las concesiones de exploración, limitaban posibles zonas productivas y fijaban los plazos de vencimiento para efectuar exploraciones.

Así se logro aumentar la capacidad de explotación y exploración. Se finalizó en 1925 la construcción de la destilería de la La Plata (en funcionamiento hoy en día). Esta realiza elaboraciones de nafta, kerosene y fuel oil. Pocos meses después de su habilitación comenzó la producción de nafta para aviones. Esta destilería fue la décima destilería más grande del mundo.

Tanto el petróleo como la cuestión de lograr el autoabastecimiento, se convirtieron en temas de campaña para las elecciones del año 1928,26 en ese mismo año comenzó la explotación de petróleo en la provincia de Salta, y en 1933 se descubrió petróleo en Tranquitas.27

Política bélica

El ministro de guerra Agustín Pedro Justo aumentó los gastos en equipamientos de guerra, para modernizar las Fuerzas Armadas, entre otras cosas se compraron quinientos cañones Schneider de 155 mm.

Se instaló la base de submarinos en Mar del Plata y se renovaron las unidades de la flota argentina. En octubre del año 1927 se construyó la Fábrica de aviones de Córdoba, esta fue la primera fábrica de alta tecnología en Argentina.
Pero los gastos para el ejército no tardaron en despertar las críticas de la oposición.

Obras públicas

En materia de obras públicas se inició la construcción del Ministerio de Hacienda, de Obras Públicas, de Guerra y Marina y el edificio del Banco Nación en Plaza de Mayo. Contrastando con su antecesor a Alvear le gustaba exhibirse. Nunca en otra gestión se hicieron tantos monumentos, nunca hubo tantas ceremonias oficiales prestigiadas por el Jefe de Estado.

En 1923 se inauguró el Museo de Luján. En Buenos Aires desarrollo una gran gestión el intendente Carlos Noel. Entre las obras de dicha gestión figuran la finalización del paseo de la Costanera Sur, la construcción de hornos para la incineración de basura y la compra de la finca de Lezica para construir el parque Rivadavia. Noel también mandó asfaltar muchas calles de la ciudad. El verano de ese mismo año fue uno de los más calurosos de la historia, con temperaturas superiores a los 40 °C.

En el año 1925 se inauguró la bajada de Maipú y el Paseo de Julio, un monumento en conmemoración a Leandro N. Alem, en este acto se ven al Presidente con Hipólito Yrigoyen, es una de las pocas veces que aparecieron juntos, ya que para ese momento ambos se había separado en distintas líneas del radicalismo.

En el mes de julio de 1924, el Club Atlético Boca Juniors debuta en su nuevo estadio enfrentando al Club Nacional de Football, el puntapié inicial fue dado por el Presidente Marcelo T. de Alvear.

En 1928, muy poco antes del traspaso del mando, el Presidente estrena el Palacio de Correos y recibe el primer avión construido por la Fábrica Nacional de Aeroplanos, un Avro Gosport. El 6 de septiembre de se mismo año comienzan las obras de construcción para el subterráneo Lacroze, que une Plaza de Mayo con Chacarita.

La división del radicalismo

La división del partido radical, se fue volviendo inevitable en 1923: nueve senadores radicales se declararon "antipersonalistas", es decir, contrarios al personalismo de Hipólito Yrigoyen, y brindaron su apoyo al presidente Marcelo Torcuato de Alvear, también hubo roces entre éste y su vicepresidente Elpidio González, ya que este último era yrigoyenista.

El yrigoyenismo tomaba a los antipersonalistas como conservadores. Por otra parte los antipersonalistas decían que Yrigoyen violaba las reglas del juego político. Estas disputas siguieron, y lo que fue peor, se trasladaron al Congreso, en donde los diputados fieles a Yrigoyen solían obstaculizar las iniciativas del Poder Ejecutivo, ya fuese a través de discusiones o bien retirándose del recinto para evitar dar cuórum. En este contexto, el presidente Alvear clausuró por decreto las sesiones extraordinarias, en vista de que la actividad legislativa era casi nula.

Los antipersonalistas (línea del radicalismo que simpatizaba con el presidente), presionaron a Alvear para que interviniera la provincia de Buenos Aires. Pero Alvear se negó a realizar tal acto. Debido a esta polémica, renunció el ministro del Interior, Vicente Carmelo Gallo, y el 5 de agosto de 1925 el presidente tomó juramento a José Pascual Tamborini, quien adhería al legalismo de Alvear.

Cuando se acercaban las elecciones presidenciales del año 1928, la Unión Cívica Radical se dividió en dos caminos: por un lado los seguidores de Yrigoyen, llamados personalistas, impulsaron al propio caudillo como candidato a Presidente de la Nación; mientras que la UCR antipersonalista (con la que simpatizaba Alvear), presentó a Leopoldo Melo como candidato.

La victoria de Yrigoyen en las elecciones de 1928 fue aplastante, con el 62% de los votos, Yrigoyen fue llevado nuevamente a la presidencia. A tres días del traspaso del mando, Alvear cambió su gabinete con ministros antiyrigoyenistas.

Después de la presidencia

Una vez finalizado su gobierno, Alvear se fue a París en 1930, ciudad que le apasionaba. Allí se enteró del golpe de Estado de José Félix Uriburu, hecho que no le sorprendió mucho, ya que la situación de Yrigoyen en el poder se había deteriorado rápidamente, debido al choque que había tenido la crisis mundial del 1929 y a la falta de reacción por parte de un Yrigoyen anciano y enfermo.

Tras el derrocamiento de Yrigoyen, la UCRA se disolvió, haciendo que Alvear asumiera el control de su partido ya reunificado, siendo la principal fuerza de oposición contra los gobiernos autoritarios de la década infame, incluyendo la revolución abortada de diciembre de 1932 durante la cual Alvear fue apresado junto a Pueyrredón, Tamborini y el general Dellepiane.

Al poco tiempo de este hecho, Alvear compartió prisión en la isla Martín García con Yrigoyen. Finalmente quedó en libertad en abril de 1933 tras cuatro meses de prisión, pero fue deportado a Europa.
Antes del exilio, Alvear dijo:

"Contemplo desde lejos, en el barco que me aleja, la ciudad natal en donde se levantan las estatuas de mis antepasados. Me consideraba con derecho al respeto de todas las clases sociales, porque supe gobernarlas con legalidad, orden y prudencia. Me apartan de su seno manos crispadas."

Palabras de Marcelo Torcuato de Alvear en su partida al exilio en 1931.

El 1 de mayo de 1936 la UCR convocó a un acto multitudinario, en el que por primera vez se reunieron todos los partidos de la oposición y el movimiento obrero. Ese mismo año la presión sindical obtuvo la sanción de la Ley 11.729 de contrato de trabajo para el sector servicios.

Ese mismo año, las divisiones en el seno del radicalismo se acentuaron nuevamente por el escándalo de la concesión de la Compañía Hispano-Americana de Electricidad (CHADE), que había sobornado a políticos conservadores y radicales para obtener la concesión. Si bien Alvear no aceptó los sobornos, aconsejó a los concejales radicales que votasen a favor de la concesión, lo que despertó críticas al expresidente.

Alvear regresó a la Argentina para presidir la UCR el 21 de julio de 1932. Fue recibido por una gran multitud, sin importar partido o nacionalidad. En ese momento era la única figura veterana que quedaba en el radicalismo. Junto a la UCR, criticó el régimen conservador fascista, liderado por el primer presidente de facto, Uriburu, con la continuación de Agustín P. Justo, el ex ministro de guerra de Alvear. En las elecciones de 1937 fue víctima del fraude patriótico, y el mando le fue entregado a Roberto Ortiz.

Durante los últimos años de su vida, comenzó a realizar giras partidarias por todo el país. En los actos políticos era acompañado por jóvenes radicales que más tarde fueron políticos destacados del partido como Ricardo Balbín y Crisólogo Larralde.

Fallecimiento

El 23 de marzo de 1942, fulminado por una crisis cardíaca, falleció Marcelo Torcuato de Alvear al lado de su esposa Regina Pacini, en su casa de Don Torcuato. Quedó entonces un vacío en la UCR que no se llenaría durante algunos años. Sus restos se encuentran en el mausoleo familiar del Cementerio de la Recoleta, diseñado por el arquitecto Alejandro Christophersen en 1905.

Homenajes y opiniones

La gestión de Marcelo Torcuato de Alvear tuvo la característica de gobernar bajo la legalidad, el orden y no generar ningún tipo de crispamiento en la sociedad, haciéndolo una figura destacada en la historia argentina y una de las mayores figuras del radicalismo junto a Yrigoyen.

Uno de los primeros homenajes a Marcelo Torcuato de Alvear fue la inauguración del Teatro Presidente Alvear, el 23 de marzo de 1942, un mes después del fallecimiento del ex presidente.

El homenaje más reciente es una estatua emplazada en una plazoleta que es parte de la Plaza Intendente Alvear. El 22 de julio de 2010 se sancionó una ley que establece: "Acéptase la donación de un monumento en homenaje al ex presidente Marcelo Torcuato de Alvear efectuado por el Instituto 'Marcelo T. de Alvear' [...] para ser emplazado en la plaza ubicada en la Avenida Alvear y las calles Presidente Roberto M. Ortiz y Presidente Eduardo Víctor Haedo".

El historiador argentino Félix Luna habló sobre el orden, paz, y legalidad de la gestión de Alvear:

"El gobierno de Alvear, en la memoria de los argentinos, se mantiene como uno de los períodos políticos más felices de la historia nacional. Democracia consolidada, reivindicaciones sociales y prosperidad económica fueron características de la gestión de un hombre que hizo de la legalidad y la ética política directamente un estilo de vida."


 

13 de Marzo del 2012

Mensaje Público
 
La Santísima Virgen dice:  “Alabado sea Jesús.”
 
“El día de hoy vengo nuevamente para poner al descubierto la verdad.  La gente puede ser engañada fácilmente para que crea en y siga el sendero equivocado –el sendero que lleva lejos del Amor Santo– cuando pone toda su confianza en las posiciones importantes de las personas, en su riqueza o nivel de influencia en el mundo.”
 
“Ésta es la causa de que haya tanta confusión y degeneración moral en el mundo actual.  A menudo los líderes creen que pueden adoptar cualquier medida que quieran sin considerar las consecuencias ni el bienestar moral de los demás o hasta de sí mismos.  Ésta es la vía de la perdición.”
 
“El corazón del mundo no cambiará hasta que cambien los corazones de las personas con funciones de liderazgo.  Un buen líder tiene en mente únicamente lo que es mejor para las personas que lo siguen.  Lo mejor es la salvación de cada alma en la que él ejerce influencia.”
 
“Así que hoy vengo para despertar la conciencia de todos los líderes para que prefieran la verdad por encima de todo matiz de amor propio.  También vengo para que cada alma elija sabiamente en quien confiar, nunca confiando tan solo en los títulos, sino en el Amor Santo, siguiendo la verdad.”

 

www.amorsanto.com



Info adicional

  • Fin de mandato: Concluye

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén