Viernes, Junio 05, 2020

Política de Estado


Miércoles, 09 Mayo 2012 00:06

Importancia de la lactancia materna

La lactancia materna, en virtud de la inmensa importancia que tiene para los bebes y para las mamás, debe ser promocionada, tutelada y facilitada por el Estado Nacional, de modo tal que todas las mujeres que trabajan puedan conjugar sus obligaciones laborales con el amamantamiento de sus niños.

Actualmente, no es muy grande el porcentaje de mujeres que amamantan a sus hijos, debido a la lamentable falta de conocimiento respecto de sus beneficios, y de las dificultades que tienen que enfrentar en sus lugares de trabajo. La lactancia materna debe ser considerada una política pública, de la misma manera que sucede en muchos países, en los cuales se han promulgado leyes en favor de las mujeres trabajadoras, para que nunca le falte a sus niños un alimento tan esencial como irreemplazable.


Podríamos mencionar infinitos ejemplos de mamás que cuentan sus gratas experiencias con el amamantamiento. El siguiente es tan sólo uno de los muchísimos testimonios de mamás que han amamantado a sus niños:

“Fue maravilloso darle el pecho a mi bebé a la media hora de haber nacido, es una sensación inexplicable, creo que sólo lo pueden sentir las mamás que amamantan, es amor de madre e hijo, una conexión única.”

“Es un momento especial, lleno de ternura, un vínculo hermoso entre la madre y su hijo, mirar al bebé a los ojitos y a través de ellos sentir puro amor y estar pléroma de satisfacción”.

“Hay muchas mamás que eligen lo más fácil. Si al bebé le cuesta prenderse de la mama, si la lastiman, o piensan que no tienen leche suficiente para satisfacer al bebé, terminan dándole leche de fórmula. Yo creo que antes que nada hay que agotar todo tipo de recursos para poder amamantar a tu hijo.”

Beneficios de la lactancia materna

La leche de mamá tiene todo lo que necesita el bebé: 

  •  Es tan buena que el bebé no necesita nada más. Ni agua, ni jugo, ni tecitos, etc.
  •  Tiene todas las vitaminas, las grasas y las proteínas que necesita el bebé en cantidad exacta.
  •  El bebé es más sano y tiene más defensas, previene las diarreas.
  •  Es la vacuna para todas las enfermedades infectocontagiosas.
  •  Nos ayuda a ahorrar dinero.
  •  Se digiere bien y el bebé no se constipa.
  •  Está a la temperatura justa y no se echa a perder.
  •  Crea un lazo de amor muy fuerte que protege al bebé tanto física como mentalmente.
  •  Sin hablar, mamá y bebé se entienden.
  •  La leche de mamá, siempre está disponible, no se acaba y el bebé se puede calmar en el acto.  Da satisfacción a la mamá y al bebé.
  •  De noche se puede amamantar sin tener que levantarse y se puede seguir descansando.
  •  La mamá está más cariñosa con los otros hijos y con el marido.
  •  El bebé se desteta cuando la mamá y él están listos para hacerlo.

 

La labor de los médicos en los hospitales, insistiendo a las mamás en la necesidad de alimentar a sus hijos con su propia leche, es verdaderamente loable. Sin embargo, hay todavía mucho por hacer para que el 100% de las mamás conozcan y practiquen la lactancia materna. Es un deber ineludible del Estado, arbitrar todos los medios a su alcance, de modo tal de crear una verdadera conciencia social con respecto al valor y el pleno aprovechamiento de la leche materna.

Si bien la Alianza Mundial pro Lactancia Materna (WABA) ha establecido una semana de la  lactancia materna, es insuficiente, pues tendría que haber campañas constantes del Estado para concienciar a todos los padres respecto de la gran importancia que tiene el amamantamiento de sus niños.

El modernismo y el materialismo actual, han hecho que muchos hombres y mujeres subviertan el orden de los valores primordiales de la vida y de la familia. Hoy en día muchas mujeres no quieren tener hijos; si de pronto hay uno en camino, algunas quieren abortarlo; utilizamos medios artificiales para no concebir; se ha prolongado mucho la edad promedio para tener el primer hijo; y una vez nacido el niñito, muchas veces no lo alimentamos adecuadamente con la leche materna, y también muchas veces descuidamos su educación. No es éste el camino hacia el desarrollo pleno de una sociedad.

¿Cuántas veces se les dan, a las futuras mamás, buenas lecciones de amamantamiento en los diferentes medios de comunicación social, inclusive en los mismos hospitales? Rara vez ¿verdad? En cambio, ¿Cuántas veces se les enseña cómo utilizar un sucio e inmundo preservativo, o una degradante y maligna pastilla anticonceptiva? De esta manera es imposible lograr una sociedad mejor y más feliz. Cuando abandonemos el egoísmo y el miedo a la propagación de la vida, nos van a sobrar riquezas de todo tipo, aunque parezca paradójico. Creámoslo.

  • ¿Qué hay que hacer?
  •  Crear conciencia en la población y en los legisladores sobre los beneficios de la lactancia materna.
  •  Apoyar a las organizaciones que fomentan la alimentación con leche materna.
  •  Modificar la legislación existente para que se asiente explícitamente la capacitación y el fomento de la lactancia materna, homologar las leyes referentes al trabajo para que permitan a las madres lactantes, por lo menos, dos descansos extraordinarios por día, de media hora cada uno para amamantar a sus hijos o para efectuar la extracción manual de leche.
  •  Se requiere tanto del compromiso de los empleadores como de las madres para propiciar las condiciones, los espacios y las formas para practicar la lactancia materna.
  •  Fomentar los bancos de leche.
  •   Promover los bancos de leche como una opción para que todos los niños cuenten con los beneficios de la leche materna.
  •   Refrendar el compromiso que tienen los médicos, las enfermeras y en general todos los trabajadores de la salud para fomentar la práctica de la lactancia materna.
  •   La lactancia materna exitosa no es cuestión exclusiva de las madres, sino de toda la sociedad.

Un hijo está plenamente engendrado recién en el momento en que ha recibido una educación esmerada, principalmente en los valores morales y religiosos. La lactancia materna es parte importantísima de ese proceso de engendramiento. 

¿Qué mejor contribución a la grandeza de la patria, que muchas mamás con muchos más hijos, bien amamantados y bien educados? No lo olvidemos, no es limitando los nacimientos, sino multiplicándolos, como las familias y los pueblos van a alcanzar la verdadera abundancia y la sólida prosperidad.

Bendigamos a todas las mamás que dan el pecho a sus hijos y recemos para que sea respetado el don maravilloso de la vida. Ojalá que todas las mujeres tengan plena conciencia de su primera y esencial vocación a la maternidad, y puedan descubrir y disfrutar el don maravilloso de la lactancia materna.

[Carlos Ferrari - Buenos Aires - 6 / 03 / 2012]

Valora este artículo
(0 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios

Santo Tomas Moro

El hombre no se puede separar de Dios, ni la política de la moral.

Nuestra Señora de las Rosas - Mensajes

 

Mensajes a  Maureen Sweeney-Kyle

 

 

 

 

 

“Como hijos de la Nueva Jerusalén,

 

ustedes deben afrontar la corrupción

 

que está consumiendo el corazón del

 

mundo. 

 

La decadencia moral no tiene límites." ...

 

lea más: amorsanto.com 15-09-2009

 

 

 

Primer vínculo vital e irremplazable

Dale el pecho a tu niño hasta los 2 años de edad, como mínimo.

Monumento al no nacido - Eslovaquia

 

 

 

 

Políticas de Estado en Perú

Conozca las exitosas políticas de estado de Perú

Cántico de David 1 Cro 29 10-13

 

 

 

Bendito eres, Señor,

 

Dios de nuestro padre Israel,

 

por los siglos de los siglos.

 

 

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder,

 

la gloria, el esplendor, la majestad,

 

porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra,

 

tú eres rey y soberano de todo.

 

 

De ti viene la riqueza y la gloria,

 

tú eres Señor del universo,

 

en tu mano están el poder y la fuerza,

 

tú engrandeces y confortas a todos.

 

 

Por eso, Dios nuestro,

 

nosotros te damos gracias,

 

alabando tu nombre glorioso.

 

 

 

 

 

Oración a Sta. María, Señora de la Gracia

Resultado de imagen para inmaculado corazon de maria

 

Santísima Virgen María

 

Señora de la Gracia

 

Te ruego me concedas tener

 

Un profundo conocimiento intelectual

 

De tus virtudes virginales

 

Una intensa experiencia vital

 

De tu ternura de madre

 

Y una constante actitud

 

De consagración total

 

A tu Inmaculado Corazón

 

Y que

 

Por el conocimiento

 

El amor

 

Y la consagración

 

Pueda hacerme

 

Un poco más semejante

 

A tu tan querido Hijo

 

Mi Salvador y Señor

 

Jesucristo

 

Amén